Fran Marín

Colaborador

La Verdad... así, con mayúsculas, no existe, se difumina en puntos de vista y percepciones subjetivas. Enriquece escuchar dos enfoques distintos de la misma realidad. La honestidad. Esa sí es mi meta. No me puedo engañar a mí mismo. Lamentablemente, muchos que dicen estar en posesión de la verdad no son honestos consigo mismos. Creo que sobra verdad y falta honestidad. Así va el mundo.