El partido de Albert Ribera, fundado en 2006 en Cataluña con intenciones de renovar el espectro centrista de la política, el que bajo unas tesis liberales pretendía frenar el impulso nacionalista, y a la vez clamar por mayor transparencia y lucha contra la corrupción, se muestra, de momento irrefrenable en su popularidad.

El fin del bipartidismo: Ciudadanos y Podemos

Es difícil no caer en la tentación de hacer comparaciones de Ciudadanos con Podemos, el otro gran partido emergido de los ímpetus renovadores que querían desbancar la consolidación del bipartidismo en estos últimos años.

La ambigua formación morada, que inició su andadura proclamando que no era ni de izquierdas ni de derechas, rentabilizando a su favor el movimiento del 15-M de indignación ciudadana, reclamando una mayor participación ciudadana activa y denunciando a la “casta”, se ve ahora fuertemente asentada dentro de esa casta y ocupando un indiscutible liderazgo en la izquierda más radical. Tras haber descubierto sus cartas, parece que ha tocado techo.

Encima, sus coqueteos con el independentismo le pasan factura.

Ciudadanos, que también juega con cierta ambigüedad en ciertos asuntos, sigue imparable su camino hacia los primeros puestos de las Encuestas.

Las encuestas sitúan a Ciudadanos en el primer puesto

Es cierto que su postura clara y firme en temas como la corrupción o la defensa de la unidad de España, les ha hecho arañar numerosos votos de los desencantados con la tibieza del PP y del PSOE.

El auge de Ciudadanos no sólo se refleja en la última encuesta sobre intención de voto, publicada hace unos días por ABC, según la cual sería la fuerza más votada si se celebraran elecciones generales. La realidad es contundente. Poco más de 10 años para conseguir algo que parecía impensable hace nada: que un partido no nacionalista gane las elecciones en Cataluña. Otra cosa es que el frente independentista se alíe nuevamente para gobernar, y que Catalunya en Comú-Podem permitiera esa circunstancia —Xavier Domènech, líder de la formación ha sido contundente al afirmar que votará no a la investidura de cualquier candidato de Junts per Catalunya—.

No ha sido un camino de rosas: propuestas de violación múltiple desde Facebook para Inés Arrimadas, ataques a la tienda de los padres de Albert Rivera en Granollers, publicación del colegio de su hija por parte de Núria de Gisbert —ex presidenta del Parlamento de Cataluña—, agresiones, insultos, boicoteos, destrozos en sedes de Ciudadanos,… Y calificativos de todo tipo y condición, empezando por el más doloroso por extendido: el de ser una marca blanca del PP.

Éxito desigual en distintas regiones

Encuestas aparte, actualmente el partido cuenta en España con más de 1500 concejales, más de 70 diputados autonómicos y presencia en 12 cámaras autonómicas.

Sin embargo, la fuerza de Ciudadanos y su contundencia no se reparten por igual en toda España. En Extremadura, por ejemplo, este joven partido aún no cuaja, y aunque el éxito de la formación durante las elecciones catalanas y el modo de encarar “Procés” haya aumentado el número de afiliados, sólo cuenta con 9 agrupaciones, 32 concejales, un diputado provincial y una diputada por la Asamblea, ésta además investigada por prevaricación urbanística.

Además, el partido en Extremadura, en su corto bagaje, atesora un buen periplo de ceses, abandonos, disputas territoriales y sospechas de oportunismo político.

La historia de Ciudadanos

Estos son los momentos más significativos de Ciudadanos y sus mayores éxitos (y batacazos):

  • Junio de 2006. Constitución del partido a partir de la plataforma ciudadana Ciutadans de Catalunya, formada por intelectuales y profesionales de distintos sectores, entre los que se encuentran Arcadi Espada, Albert Boadella y Francesc de Carreras. Desde fuera, personalidades como Jon Juaristi, Fernando Savater y Rosa Díez (entonces aún en el PSOE), apoyan la iniciativa. En estos primeros momentos, durante la campaña para el referéndum de aprobación del nuevo Estatuto de Cataluña, algunos miembros fueron agredidos ante la pasividad de los Mozos de Escuadra.
  • Noviembre de 2006. Logro de 3 escaños en las elecciones autonómicas catalanas, y negación a la investidura de José Montilla. Albert Rivera se expuso desnudo en los carteles de la campaña para enfatizar el interés de la formación hacia las personas, sin importar la lengua, el lugar de nacimiento o la ropa que se lleve.
  • 2007. Año de disensiones internas en Ciudadanos: Albert Rivera se enfrenta al secretario general Antonio Robles sobre la forma de elección de la ejecutiva. Rivera sale elegido presidente de la formación frente a la candidatura del profesor Luis Bouza-Brey. Además, Rosa Díez ha formado con urgencia su propio partido, Unión Progreso y Democracia, con vistas a concurrir las generales del próximo año. Nuevos problemas: ambos partidos compiten igualmente por un espectro de votantes desencantado y moderado. Rivera quiere formar una candidatura conjunta, pero Díez, que aboga por un partido fuertemente centralizado, es inflexible y además le arrebata muchos militantes que no creen que C’s pueda saltar al primer plano de la política nacional desde Cataluña.
  • Marzo de 2008. Muy escaso porcentaje de voto en las generales y en las autonómicas de Andalucía. No se obtiene representación. En las Generales, más de la mitad de los votos correspondían a la provincia de Barcelona. UPyD en cambio triunfa y obtiene un diputado.
  • Junio de 2009. Polémica decisión de concurrir a las elecciones al Parlamento Europeo de la mano de Libertas, formación de corte pan-europeísta muy conservador. El empresario Miguel Durán —ex director general de la ONCE— encabezó la coalición. La decisión provocó que dos de los diputados del Parlamento de Cataluña abandonaran la formación—uno de ellos el citado Antonio Robles—. El partido de Rivera en una situación desastrosa.
  • 2010. La situación de Ciudadanos empieza a mejorar. La sentencia del Tribunal Constitucional contra parte del articulado del Estatuto de Cataluña aprobado en 2006 aviva el discurso del partido. Se posiciona claramente en contra de Ley de prohibición de corridas de toros en Cataluña, por considerarlo un atentado a la libertad individual de las personas y una cuestión política. Además realiza campañas para mostrar la realidad histórica de la toma por los borbones el 11 de septiembre de 1714, rememorada anualmente en la Diada, el papel de Cataluña en la Guerra de Secesión, y la falsa heroicidad de Rafael Casanova. Todos estos mitos han alimentado el nacionalismo catalán, frente al que Ciudadanos proclama la pluralidad catalana. En las elecciones catalanas de noviembre, Ciudadanos mantiene sus tres diputados.
  • Mayo 2011. Elecciones municipales, en las que por primera vez se consigue representación fuera de Cataluña. Pero se reduce el número de votos en la ciudad condal a la mitad que en 2007, quedando muy lejos de tener algún concejal en Barcelona. Nuevos desencuentros con Rosa Díez y UPyD, desestimando la propuesta de Rivera de acudir juntos a las generales de ese mismo año. Ciudadanos, para no dividir el voto, no concurre.
  • Noviembre de 2012. Elecciones al Parlamento de Cataluña. Ciudadanos amplía su representación de 3 a 9 diputados, siendo con ERC el partido de mayor progresión.
  • Mayo de 2014. Elecciones al Parlamento Europeo. La candidatura liderada por Javier Nart consigue dos diputados. El mayor éxito a nivel nacional hasta la fecha. Medio millón de votos.
  • Marzo y mayo de 2015. Elecciones autonómicas. 17 diputados en Madrid, 13 en Valencia, 9 en Andalucía, y 30 en otros 11 parlamentos autonómicos.
  • Julio de 2015. David Marjaliza, cabeza de la trama Púnica, acusa a la diputada de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Eva Borox, antigua militante socialista, de aceptar sobornos de la trama.
  • Noviembre de 2015. En las elecciones anticipadas al Parlamento de Cataluña, Ciudadanos consigue 25 escaños, siendo ya la segunda fuerza más votada.
  • Diciembre de 2015. Elecciones generales en las que consigue 40 diputados en el Congreso, siendo la cuarta fuerza más votada. Ciudadanos apoya la investidura del socialista Pedro Sánchez, que no obstante no consigue los apoyos suficientes, por lo que se deben realizar nuevas elecciones.
  • Enero de 2016. Juan Carlos Girauta, diputado en la Asamblea de Barcelona, y anteriormente eurodiputado por Ciudadanos, es elegido portavoz de la formación.
  • Mayo de 2016. Nuevas elecciones generales, en las que Ciudadanos reduce ligeramente su porcentaje de voto, consiguiendo no obstante 32 diputados. En marzo, la diputada Eva Borox cesó de su cargo en la Asamblea de Madrid.
  • Diciembre de 2017. Elecciones al Parlamento de Cataluña, como consecuencia de la aplicación del artículo 155 por la ilegal Declaración Unilateral de Independencia. En estas, la candidata Inés Arrimadas obtiene el mayor porcentaje de votos de todas las fuerzas, consiguiendo 36 escaños por delante de los 34 de Junts per Catalunya (antigua Convergencia). Por otra parte, el Tribunal de Cuentas, en su informe en diciembre, no da el visto bueno a la contabilidad de Ciudadanos de los años 2014 y 2015. Además, insta a la formación, en números rojos, que elabore un plan de ajuste presupuestario para evitar insolvencia. Por todo ello, la formación es señalada por otros partidos de ocultar cuentas.
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más