La declaración del Estado de Emergencia por la crisis del Coronavirus Covid-19 ha forzado al despliegue público de las FAS en una misión bautizada "Operación Balmis", deplegándose en variados lugares de la geografía nacional y en multitud de cometidos. El nombre es en honor al médico militar español Francisco Javier Balmis, epidemiólogo que realizó en 1803 la campaña de vacunación contra la viruela, recién descubierta por el británico Edward Jenner en 1796, en las posesiones españolas en América usando a niños inmunizados de la enfermedad como reservorio natural de los anticuerpos.

Estado de emergencia

Previsto por la constitución en su articulo 116, el estado de emergencia se aplica en casos de gran calamidad pública, para restablecer servicios esenciales a la comunidad y emergencias de carácter grave y generalizado. Como es evidente, una pandemía global como la presente entra en estos parámetros por ello cuando este se declaró el pasado 11 de marzo estaba claro que todos los recursos del estado se movilizaban en la contención de la pandemía incluyendo por supuesto a las Fuerzas Armadas.

Despliegue de las FAS contra el Coronavirus

La movilización de las FAS contra el Coronavirus ha sido paulatina y ascendente a medida que transcurría el estado de alarma, de 386 efectivos iniciales a los 2.686 desplegados al cumplirse la primera semana del estado de alarma.

Estos provienen de toda clase de unidades ya sean la Brigada "Guadarrama" XII, la Brigada "Galicia" VII, BRIPAC "Almogávares" VI, "Extremadura" XI, Legión, Regimiento de Defensa NBQ "Valencia" Nº1, Infantería de Marina y, especialmente, la UME que fue la primera unidad desplegada. El despliegue cumple varias funciones ya sea de tipo logístico, de limpieza y desinfección o seguridad.

Características operativas del despliegue

La capacidad logística de las FAS queda fuera de toda duda por ello la primera misión del despliegue de la Operación "Balmis" fue el garantizar ese apoyo logístico que fue desde transportar camas a hospitales o montar alojamientos en el IFEMA de Madrid para acoger a los "sin techo" o aportar camiones y toda clase de transportes para enviar suministros médicos de un lugar a otro.

La desinfección ha sido una tarea muy socorrida, enviándose gran número de efectivos equipados con equipos de protección individual a desinfectar estructuras críticas como estaciones de tren y autobús, aeropuertos, estaciones de metro, autobuses e incluso la sede de la Dirección General de Tráfico.

Las desinfecciones se realizan mediante el método de la pulverización usando soluciones líquidas con biocidas y elementos basados en el alcohol y el peróxido de hidrógeno, o sea el agua oxigenada común, que está demostrado ser el mejor desinfectante que existe pues elimina el 99,9% de gérmenes conocidos incluido el COVID-19.

Para las tareas de seguridad, el decreto de emergencia ha dotado a los militares desplegados de la categoría de agentes de la autoridad pero su despliegue es en principio disuasorio y de apoyo a las FCSE, la idea es advertir a los ciudadanos que deben respetar la cuarentena y no salir a la calle, exponerles el peligro que corren y hacer con mas disuasión y buenas maneras que vuelvan a sus domicilios.

Por ello los militares van equipados con chalecos reflectantes para facilitar su identificación y el armamento que portan es el arma de cinto, la pistola reglamentaria, que puede llevar un oficial o suboficial y si se porta el fusil G-36 este se lleva colgado a la espalda en una posición "no amenazadora", pero esto es ocasional y las más de las veces no se porta armamento, esta no es una crisis que pueda resolverse a tiros.

El despliegue geográfico

Según la unidad movilizada, esta se despliega por las ciudades donde esté acantonada o se distribuye por las localidades cercanas. De este modo, la "Galicia" se desplegó en Vigo, la Legión en Almería, la BRIPAC y la "Guadarrama" en Madrid, la "Extremadura" en Badajoz, el Regimiento de Defensa NBQ en Valencia y Palma de Mallorca y la Infantería de Marina en Cádiz, El Puerto de Santa María, Cartagena y San Fernando.

Pero es la UME la unidad más solicitada en esta Operación "Balmis" pues por su despliegue orgánico para emergencias tiene presencia en casi todo el territorio nacional así su dispersión incluye: Araca-Vitoria, Miranda de Ebro, Zaragoza, Logroño, Haro, Pontevedra, A Coruña, León, Oviedo, Santander, Burgos, Aranjuez, Tarancón, Ocaña, Segovia, Ávila, Toledo, Talavera de la Reina, Mora, La Puebla de Montalbán, Torrijos, Badajoz, Mérida, Jerez de la Frontera, Málaga, Granada, Sevilla, Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria, Alicante, Valencia, Castellón de la Plana y Barcelona.

Hay que destacar que el despliegue en las CCAA de Cataluña y País Vasco ha sido muy criticado por los gobiernos de esas comunidades sostenidos por los partidos nacionalistas.

En este momento, el despliegue de la Operación "Balmis" incluye a más de 2.600 efectivos pero dado el carácter variable e imprevisible de esta crisis es muy posible que este se incremente tanto en número de personal, como de zonas y localidades a cubrir.

En esta crisis del coronavirus todo está por escribirse.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
Sigue la página Casa Real
Seguir
Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!