La noticia a primeros de agosto del disparo fortuito de un misil AMRAAM por un Eurofighter del Ejército del Aire, EDA, en la misión de Policía Aérea en el Báltico, BAP, supuso, aparte de la gravedad intrínseca del hecho, un motivo de frustración y un baldón para el expediente del EDA en esta misión acometida de forma brillante e impecable desde que en 2006 el primer destacamento español dotado de cazas Mirage F-1 se implicara en la misión.

El incidente que tuvo lugar el 7 de agosto e implicó a dos Eurofighter españoles y a dos Mirage 2000 franceses que en el escenario del BAP realizaban ejercicios de combate aire-aire en unja zona aérea de Estonia acotada para estas practicas, repentinamente y de forma inopinada uno de los cazas españoles disparó un misil AMRAAM de medio/largo alcance y guía radar.

Las consecuencias

El disparo no tuvo consecuencias y nadie resulto herido ni ninguna aeronave dañada a consecuencia del mismo, pero su naturaleza generó una intensa preocupación en la OTAN y en los gobiernos bálticos que a máximo nivel reclamaron explicaciones a la alianza y de hecho la propia ministra Margarita Robles tuvo que contactar con su homólogo lituano en una entrevista que según ambas naciones trascurrió de forma cordial y amistosa.

Con todo el Destacamento Vilkas del EDA fue dejado en tierra, se suspendieron sus vuelos, el piloto fue sometido a un severo escrutinio y los aviones fueron revisados hasta el último elemento para dictaminar toda posible falla mecánica.

Aunque tratado con sordina y con la máxima discreción por el EDA, este parón forzoso causó una frustración y una decepción profunda en el Estado Mayor del Aire por la mala imagen presentada y más cuando había sido la excelente actuación de los destacamentos de cazas enviados al BAP una de las "tarjetas de visita" que el EDA exhibía con más orgullo ante nuestros aliados de la OTAN.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Casa Real

Vuelta a la actividad

Con todo el Destacamento Vilkas no podía seguir en tierra indefinidamente y según informó la ministra Robles en una entrevista concedida a Europa Press, volvía a realizar sus misiones de patrulla y alerta en el Báltico, ya avanzada la segunda quincena de agosto al no encontrarse ningún fallo ni en las aeronaves ni en el comportamiento del piloto, que nunca fue relevado de su cargo solo interrogado para saber la naturaleza del incidente.

Con todo esta vuelta a la actividad ni ha sido ni publicitada ni avisada por las oficinas de prensa del EDA ni ha habido comunicados oficiales con lo que todo indica que el Ministerio de Defensa pretende dar a este incidente un perfil lo más bajo posible a cuentas que pase inadvertido y que sea olvidado pronto. Prueba de ello es la escasez de noticias y las informaciones contradictorias que este incidente ha generado y dejan muchas incógnitas en el aire.

Las preguntas sin respuesta

A constar que desde que el suceso tuvo lugar el día 7 el Ejército Estonio y destacamentos de la OTAN han estado buscando infructuosamente hasta el 17 que se suspendió la búsqueda sin encontrar ni el misil ni fragmentos del mismo sobre el terreno, en caso de que estallara que parece lo más probable. Pues si el misil cayó a tierra tras agotar su combustible su hallazgo habría sido sencillo, pero de estallar en el aire la localización de algún resto minúsculo en tierra sería una labor más propia de detectives.

A esto se suma que de no haberse emprendido causa contra el piloto el fallo humano o la intencionalidad se descartase, cosa que hay que de destacar pues el disparo de un misil de esta clase conlleva un procedimiento muy riguroso y medido con medidas de control y seguridad añadidas, implementadas para evitar precisamente un disparo fortuito, de hecho el piloto tiene el control del misil una vez disparado para reorientarlo al blanco que considere más adecuado por tanto la idea de un fallo humano o la intencionalidad en el disparo parece desechada.

Estas circunstancias han abierto debates en ciertos foros de Internet buscando explicaciones a cual más fantasiosa, como que en realidad los cazas se vieron envueltos en un combate contra aviones rusos y el misil fue disparado en medio de la lucha. Una fantasía delirante que es imposible verificar.

O una explicación quizás más plausible que el misil AMRAAM no se disparó sino que simplemente se desprendió de su soporte del Eurofighter por un fallo técnico no localizado, y que el el termino disparo haya sido un simple error de interpretación. Incidentes en que a aviones de combate se les desprenda accidentalmente parte del armamento que portan han sido corrientes en todas la fuerzas aéreas y el EDA no ha sido una excepción.

Esta seria la explicación más simple y con tendencia a ser la verdadera, con todo el Vilkas termina su misión el día 31 de agosto volviendo a casa con la incógnita y esa mancha en su misión.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más