Además de ser preciosas y deliciosas, las fresas son increíblemente versátiles y son potentes protectores de la salud. Estos son algunos de los beneficios que brindan y son muy sencillas de incorporar en las comidas, snacks y golosinas. Una taza de fresas enteras proporciona sólo 46 calorías; la misma porción en rodajas contiene 53 calorías.

Perfil nutricional de las fresas

Una porción de una taza de fresas contiene más del 100% del objetivo mínimo diario de vitamina C, que apoya el sistema inmune.

Las fresas son también ricas en otros antioxidantes y compuestos antiinflamatorios. Esta es una razón por la que las bayas, incluyendo las fresas, están vinculados a la salud del cerebro. En un estudio, las mujeres mayores que consumían al menos una o dos porciones de fresas por semana experimentaron una menor pérdida de la función cognitiva .

Múltiples beneficios que ofrecen las fresas

Comer fresas al final de una comida se ha demostrado que ayuda a regular el azúcar en sangre y los niveles de insulina.

También puede ayudar a reducir el riesgo de diabetes tipo 2, la obesidad y las enfermedades del corazón.

Las fresas están vinculadas a un menor riesgo de aumento de peso relacionado con la edad. El efecto puede ser debido a la capacidad de los flavonoides para aumentar la captación de glucosa en el músculo y/o disminuir la absorción de glucosa en el tejido adiposo.

La fresas promueven la salud de la piel y el hueso: Una taza de fresas proporciona casi una cuarta parte de la meta diaria de manganeso, un mineral que ayuda a producir colágeno y promover la piel y la salud ósea.

Mejoran la salud digestiva: La fibra de las fresas (alrededor de 3 gramos por taza) ayuda a mantener una buena salud digestiva, apoyando el crecimiento de las bacterias intestinales saludables, que están vinculados a la inmunidad, antiinflamación, y estado de ánimo.

Las fresas luchan contra la inflamación: En las personas con osteoartritis, las fresas han demostrado que ayudan a reducir el dolor y los marcadores de inflamación y estrés oxidativo, un desequilibrio entre la producción de radicales libres que dañan las células y la capacidad del cuerpo para contrarrestar sus efectos nocivos.

Ellas pueden ayudar a reducir el riesgo de Cáncer: Las bayas, incluyendo las fresas, también se han relacionado con la protección del cáncer, posiblemente luchando contra la formación de tumores y deteniendo el crecimiento y la propagación de las células cancerosas.

Las fresas protegen al corazón al reducir la inflamación, aumentan el colesterol bueno HDL, la protección contra la oxidación del colesterol malo LDL (un precursor del endurecimiento de las arterias) y mejoran la circulación.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más