Borja Costa

Colaborador

La curiosidad por conocer más de lo que sé es el principal motor que me impulsa a escribir. Al documentarme para afrontar una pieza descubro nuevas ideas y eso es un lujo que disfruto cada día. La redacción es la mejor terapia para una mente inquieta y creo que el aprendizaje constante es lo único que nos hace avanzar. Ese es el motivo por el que escribo y me expongo, porque para aprender hay que errar, y para errar hay que exponerse.