La humita es un plato nativo americano de la época prehispánica, y un alimento tradicional en Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú, aunque su origen no está claro. Las humitas son pastelitos, bollos o hallaquitas, que se preparan con maíz tierno y queso, se envuelven en las hojas de la mazorca maíz y se cocinan al vapor, o se pueden cocinar en agua hirviendo.

Son parecidas a los tamales de México, sin embargo, éste último tiene su variante, la masa es más condimentada, y tiene carne y otros ingredientes en el interior. En Ecuador se sirven con café en el desayuno, y pueden ser saladas o dulces.

En Argentina, se preparan con maíz fresco, cebollas salteadas y algunas especias.

Pueden comerse a cualquier hora y son deliciosas. Existen alimentos parecidos a base de maíz en otros países de América, como en Colombia y Panamá, en estos países se les llaman bollos y en Venezuela la hallaquita. Es muy sencillo prepararlas.

Ingredientes de la humita

  • 2 mazorcas de maíz
  • 80 gramos de mantequilla
  • 1 cebolla grande
  • 3 ají verde
  • sal y pimienta
  • 1 cucharada de pimentón molido
  • Leche liquida
  • Albahaca fresca

Cómo preparar las humitas

Separar las hojas de la mazorca de maíz, elegir las más anchas, firmes y bonitas procurando hacer parejas, cortar unas tiritas de aproximadamente de 1 centímetro de ancho y colocarlas en remojo con agua caliente para que se pongan blandas (se usaran para amarrar las humitas).

Cortar la base de la mazorca, rallarlas y poner la ralladura de la mazorca en una olla, cortar en cuadritos la cebolla y el ají (antes quitarle las semillas).

Derretimos la mantequilla y en ella sofreímos las cebollas picadas, cuando estén casi transparentes le añadimos el ají, también le agregamos la cucharada de pimentón molido o ají de color, revolvemos para que se incorporen todos los aliños y luego ese sofrito se vierte en el maíz rallado.

Agregamos leche para que se haga una pasta espesa, suave y homogénea, agregamos las hojas de albahaca picadas.

Con las hojas de la mazorca, disponerlas en parejas, las rellenamos con esta mezcla, envolvemos, deben quedar firmes, pero no tan apretadas y amarramos con las tiritas que teníamos remojadas. Luego se cocinan en agua caliente en ebullición, con un poco de sal.

A los 30 minutos estarán cocidas. Se sacan del agua, se escurren y se sirven. La leche se utiliza para suavizar la mezcla. La ventaja de rallar la mazorca de maíz es que se le quita buena parte de la piel a los granos. Para algunos resulta difícil el proceso de montaje y relleno, pero con la práctica se hace sencilla.

Sigue la página Recetas
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!