Esta es una receta muy sencilla que queda con un aspecto increíble. Esta tarta tiene un acabado brillante y jugoso, y se puede apreciar las porciones de fruta sobresaliendo de su interior cuando está terminada. Hecha con una base de masa quebrada y un delicioso relleno, en apenas una hora la tendrás lista y solo te quedará esperar a que se enfríe para poder disfrutarla al máximo.

Ingredientes

Para la preparación de esta tarta necesitaremos haber hecho previamente 250 gramos de masa quebrada, la cual es sencilla y fácil de hacer. Por otra parte para el relleno necesitaremos:

  • 1 Huevo y dos yemas
  • 120 gramos de azúcar
  • 20 gramos de harina de almendras
  • 20 gramos de harina tipo OO
  • 10 gramos de cacao
  • 165 mililitros de leche
  • 100 mililitros de crema
  • Media vaina de vainilla
  • 250 gramos de peras el almíbar

Podemos darle un acabado con 50 gramos de gelatina para postres que le dará un aspecto brillante y jugoso.

Preparación

Comenzaremos con el huevo, batiéndolo junto a las dos yemas y mientras añadimos el azúcar. A este proceso vamos añadiendo también la harina, tamizándola para evitar grumos, con el cacao y las almendras en polvo. Cuando tengamos una masa uniforme de aspecto oscuro prepararemos la leche para añadirla. Mezclamos esta con la crema y la mitad de la vaina de vainilla y la pondremos a hervir, cocinada como una crema normal, y luego la añadiremos también a toda la mezcla y lo dejaremos enfriar.

Mientras esperamos podemos pasar a trabajar con la masa. Con un rodillo extendemos la masa quebrada, preferiblemente sobre una tabla de amasar con harina para evitar que se pegue. Intentaremos darle un espesor de unos tres milímetros. Forramos un molde, con la cantidad de ingredientes lo ideal es que sea un molde de unos 20 centímetros de diámetro.

Una vez forrado pasamos con las peras en almíbar, las cortamos en rodajas, tras haberlas dejado escurrir y las colocamos todas en la base de la tarta. Tras esto vertemos toda la mezcla que hemos preparado previamente, es muy probable que depende de cómo hayamos colocado las peras no se sumerjan completamente. No pasa nada, si sobresalen dará un aspecto más bonito a la tarta, se puede, si se desea, añadir alguna fruta que combine con el sabor o para decorar, cOmo pueden ser frutos rojos.

Con todo el preparado listo, pasamos a hornearlo. Ponemos el horno a precalentar a unos 160ºC. Colocamos el molde dentro y lo dejamos durante media hora, aunque todo depende de la potencia y marca del horno. Una vez esté listo retiramos la tarta y no la desmoldamos hasta que esté completamente fría. Si queremos, podemos añadir un poco de gelatina para postres por encima, dándole un aspecto jugoso.

Sigue la página Recetas
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!