Con las siguientes cremas de la pastelería clásica podemos decorar y rellenar diversos tipos de postres, como lo es un pastel, unas tartaletas dulces, estos tipos de cremas son muy fáciles y rápidas de hacer, además de deliciosas.

Crema pastelera

  • Dos litros de leche
  • 300 gramos de azúcar granulada
  • 200 gramos de almidón
  • Dos cucharaditas de esencia de vainilla

Procedimiento

Procedemos a llevar la leche al fuego medio junto con la mitad del azúcar hasta que comience a hervir, apagar y dejar enfriar por unos minutos. Por otro lado batimos las yemas con la otra mitad de azúcar y la fécula de maíz maicena) o harina de trigo, verter la preparación en la mezcla de la leche y las yemas de huevo, luego colocar todo nuevamente en una olla y cocinar sin dejar de revolver en forma de ocho, batir hasta que la preparación hierva, bajar el fuego y dejar hervir dos minutos aproximadamente, retirar del fuego y agregarle la esencia de vainilla, dejar enfriar por unos minutos y dejar tapada con papel film, para que no se le forme costra a nuestra crema pastelera.

Para la crema pastelera de chocolate, es el mismo procedimiento solo que al momento de retirar del fuego le incorporamos chocolate picados en trozos y dejamos que se derrita y dejar enfriar tapada con el papel film, para que no se nos forme una costra con el frío de la nevera.

Crema chantilly

  • Dos litros de crema batida
  • Azúcar impalpable al gusto
  • Esencia al gusto.

Preparación: Batir la crema de batir hasta tomar punto e incorporar poco a poco la azúcar impalpable, procedemos agregar la esencia de vainilla hasta obtener el sabor y la consistencia deseada.

Crema Inglesa

  • Dos tazas de leche
  • Cuatro yemas de huevo
  • 100 gramos de azúcar
  • Dos cucharaditas de esencia de vainilla.

Preparación

En una olla vertemos la leche y la llevamos a una hornilla a fuego medio hasta que comience a hervir y retiramos.

En una batidora procedemos a batir las yemas con el azúcar hasta que se torne un color claro. Temperar agregando la leche sobre el batido de las yemas, bajar el fuego y cocinar hasta que al pasarle el dedo a la cuchara de madera, en está quede la marca de nuestro dedo, batir constante sin dejar que llegue a hervir.

Retirar del fuego y poner la crema a baño maría invertido (es decir baño maría con agua fría y cubos de hielos), dejamos enfriar revolviendo constantemente la crema (en caso que la necesites de inmediato, dejar enfriar un poco y llevarlo a la nevera).

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!