El hielo tiene una capacidad de preservación espectacular, por ello nuestra comida puede conservarse semanas e incluso meses sin cambiar un ápice en nuestros refrigeradores. Pero ¿qué ocurre cuando un animal extinto queda atrapado en una masa de hielo? Pues su cuerpo es capaz de llegar a nuestra época en unas condiciones casi perfectas para su estudio. Esto es lo que ocurrió en 2015 con una pareja de cachorros de León de las cavernas y que volvió a pasar el año pasado con un ejemplar en condiciones fascinantes.

Leones de las cavernas ¿Qué eran?

Estos magníficos animales de la familia Felidae habitaron una vez sobre la faz de la tierra, desaparecieron de nuestro mundo en la extinción masiva global del Cuaternario, junto, por ejemplo, a los enormes mamíferos conocidos como Mamuts.

Esta especie, era un felino de gran tamaño, aproximadamente un 10% mayor que los leones que conocemos actualmente, poseían una altura de un metro con veinte centímetros y una longitud cabeza-cuerpo que rondaba los dos metros con diez centímetros, sin contar la cola. Se estima que este tipo de felinos llegaba a pesar entre 310 kilos y 370, redondeando.

Se conoció por primera vez a esta criatura en pinturas rupestres, tallas de marfil y representaciones en arcilla, permitiéndonos entender o ver algunas características de estas criaturas. Por ejemplo, a través de esto se pudo ver que poseían orejas redondeadas y salientes, colas con mechón y quizá alguna raya como los tigres.También se les dibujaba con un collar de pelo alrededor del cuello, como los leones macho actuales. También se ha encontrado gracias a estas pinturas que eran cazados por los humanos, quizá fomentando su desaparición

Esta especie recibe su nombre porque la mayoría de sus restos se han encontrado en cavernas, mas se estima que es muy probable que no habitaran las mismas.

Se sitúa a estos felinos en bosques [VIDEO] de coníferas y praderas, dónde abundaban los herbívoros de tamaños grandes. Eran cazadores y se interpreta que seguían caballos, ciervos, renos, etc... Las huellas de estos últimos se han encontrado en una ocasión en fósiles, seguidas o acompañadas de huellas de estos leones de las cavernas.

Restos que han llegado hasta la actualidad

Solo se había encontrado restos óseos o restos de tejidos de estos animales desde su extinción a la actualidad, pero en 2015 todo cambió por un golpe de azar. Unos coleccionistas buscaban colmillos de mamut en Yukatia, Siberia [VIDEO], cuando desenterraron sin esperarlo a estos dos especímenes en perfecto estado. Tras avisar a los científicos, se supo que había sido un hallazgo sin precedente que iba a arrojar nueva información sobre esta extinta especie. Los dos cachorros se llamaron Uyan y Dina en honor al río Uyandina, lugar del hallazgo. Expertos estiman que murieron debido a que el suelo de su guarida colapsó, permitiendo así que los cachorros quedaran conservados casi doce mil años hasta volver a quedar expuestos.

Su estudio permitió determinar características de estos leones que eran desconocidas hasta el momento, tanto de su fisiología como de su conducta de caza, así como permitir reconstrucciones y apreciar su pelaje y órganos internos al completo. Aun así el ADN de los cachorros no se encontraba en buen estado de conservación en general.

El año pasado hubo otra gran revelación en este tema cuando un nuevo cachorro de esta misma especie apareció bajo el permafrost también en la región de Yukatia. Encontrado en Septiembre de 2017, era increíble y fascinante lo bien conservado que estaba, conservando una pose natural, apoyada la cabeza en una de sus patas delanteras, y poseyendo aún incluso sus bigotes. Era un ejemplar mucho más antiguo que Uyan y Dina y la conservación era mucho mejor. Se cree que pudo morir por el agrietamiento del suelo. Debido a su fenomenal llegada hasta nuestros días, se habla incluso de la posibilidad de su Clonación, pero primero debe determinarse el estado de su ADN. Otra casualidad de su hallazgo es que se ha encontrado restos de leche materna en el cachorro, permitiendo su investigación. Ahora solo queda dejar tiempo y que los expertos investiguen al pequeño felino.