La alcaldesa de Paris, la socialista Anne Hidalgo, ha dedicado una exposición al Che Guevara [VIDEO]. Hidalgo ha decidido elogiar la figura del argentino afirmando que se trata de un militante romántico, todo un ícono. La exposición se puede ver de manera gratuita, así los asistentes contemplan al hombre en sus poses más famosas.

El evento ha sido montado como el mejor de los circos. Una inmensa carpa para un gran circo. Una payasada que insulta a los muchos muertos dejados por el guerrillero durante su trayectoria militar. Guevara fue una máquina de matar y le gustaba, se trataba de su pasatiempo preferido.

Hidalgo rinde tributo a un asesino, un aventurero que fue un complemento perfecto en las locuras sanguinarias de Fidel Castro.

Al igual que Fidel, el Che era un dictador que mataba y torturaba todo lo que iba en contra de sus ideas. La alcaldesa ofrece un honor que no se merece a un ser despiadado que tuvo las manos manchadas de sangre hasta el último día de su vida.

Los cubanos le pusieron el mejor de los calificativos: " el carnicero de la Cabaña", a esa crápula Anne Hidalgo la señala como un "romántico". El mundo va de cabeza y acabará por estrellarse puesto que un puñado de supuestos intelectuales pone en lujosos altares a la crápula pura y dura.Son esa calaña de políticos los que se creen con el derecho de dirigirnos, ellos que están más que retorcidos.

Campos de concentración y La Cabaña

El Che Guevara estuvó al frente de campos de concentración y de la tristemente famosa La Cabaña donde ordenaba las ejecuciones que presenciaba saboreando un buen tabaco habano.Se deleitaba viendo morir bajo las balas a muchos inocentes.Si alguno quedaba vivo le prodigaba el tiro de gracia, este gesto lo hacía sin el menor remordimiento.Ninguna emoción humana lo invadía.

Era el guerrillero maléfico, el que odiaba a los homosexuales y adoraba aniquilar sin respiro.

Habría que preguntarse:¿ Anne Hidalgo conoce la Historia o se deja guiar por estúpidos cuentos de Hadas?, no estaría mal si esta mujer retorna a la escuela, le permitiría adueñarse de una cierta inteligencia al parecer olvidada entre las paredes de su alcaldia parisina.

Una socialista con aires de capitalista que, sin pensar en los muertos, da brillo a ese grupo que asesina, que tortura, que elimina las libertades humanas. Hidalgo muestra su posición uniéndose a una figura como lo fue el Guevara que forma parte de los más grandes asesinos de la Humanidad.

Muchos son los que han criticado a la alcaldesa y la exposición pero ella prefiere defender a Ernesto Guevara.