Es un pastel relleno que se enrolla de forma cilíndrica para cubrir y decorar a tu gusto.

De origen impreciso, ya que existen muchas historias, sin embargo la mayoría se acentúa a un origen en la edad media en Barcelona, España.

Este postre es de fácil preparación es una opción, para compartir con tus seres queridos, la receta a continuación cunde para 8 o 10 porciones.

Ingredientes:

  • 6 huevos tamaño XL
  • 1 ¼ taza de harina de trigo leudante
  • ¾ taza de azúcar refinada
  • 100 mg de mantequilla fundida
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Relleno de tu preferencia (mermelada, arequipe, crema pastelera) de consistencia firme.
  • Merengue o cubierta a tu gusto

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 180°C.
  2. Engrasa y enharina la tortera de 3-4 cm de alto. Reserva en el refrigerador, con cuidado de que no se moje.
  3. Pesa y mide los ingredientes y dispón de ellos separados respectivamente, así como de los utensilios limpios y secos.
  4. Separa las claras de las amarillas, sobre las amarillas coloca la mitad del azúcar y la cucharadita de esencia de vainilla.
  5. Con la ayuda del batidor, bate las claras hasta alcanzar el punto nieve e incorpora lentamente el restante del azúcar hasta lograr el punto suspiro.
  6. Mezcla con el batidor las amarillas, el azúcar y la esencia de vainilla hasta triplicar su volumen y aclare el color.
  7. Une ambas mezclas poco a poco, agregando la mezcla de las amarillas en punto hilo a la mezcla de las claras hasta integrar bien ambas.
  8. Agregar la harina de trigo leudante, previamente tamizada, y mezcla con movimientos envolventes con una paleta miserable o de madera hasta obtener una mezcla homogénea.
  9. Toma una cuarta parte de la mezcla y une con la mantequilla fundida hasta integrarla completamente.
  10. Vierte la mezcla de la mantequilla fundida al resto de la mezcla y asegúrate de que se encuentre homogénea.
  11. Vierte la mezcla sobre la tortera, esparciéndola por toda esta.
  12. Lleva al horno por 15 o 20 minutos, hasta que tu cocina huela increíble y que al introducir un palillo este salga completamente seco.
  13. Retira del horno y deja reposar 15 minutos. Luego desmoldar y coloca sobre una rejilla hasta enfriar por completo.
  14. Coloca el pastel sobre un paño de cocina seco en un mesón, previamente rociado con azúcar refinada o glass. Vierte el relleno de tu elección sobre el pastel horneado, del lado arriba como salió del horno. Esparce el mismo por todo el pastel cuidando dejar unos 5 centímetros en uno de sus extremos.
  15. Inicia el enrollado por el extremo que no dejaste espacio sin relleno y con ayuda del paño vas enrollando y corriendo el paño. El espacio que se dejó sin relleno se cubrirá con el remanente en este proceso.
  16. Al culminar envuelve con el paño y lleva al refrigerador por 1 hora.
  17. Saca del refrigerador, retira el paño y colócalo en una bandeja de tu preferencia para luego cubrir con la cubierta a tu gusto.
  18. Refrigera nuevamente por espacio de 30 minutos y sirve un trozo de este rico postre hecho por ti.

No te excedas al aplicar el relleno con una capa muy gruesa, esto solo puede entorpecer el proceso de enrollado y acabar con la estructura de tu postre.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!