La Navidad está acercándose y es la mejor fecha para hornear brownies. ¿Cómo los prefieres tú? ¿Densos, “jugosos” y compactos o esponjosos y más parecidos a un bizcocho?

En esta oportunidad, y aprovechando las fechas, prepararemos la versión más densa, que también puedes servir como postre junto a una porción de helado de vainilla, ¡perfecto para la cena de Navidad!

Ingredientes

  • 175 gr. de chocolate amargo
  • Una barrita de mantequilla sin sal
  • 3/4 tazas de harina
  • 3 huevos
  • 1 1/2 tazas de azúcar moreno

Preparación

Muy bien. Comenzaremos derritiendo la barrita de mantequilla y el chocolate ya cortado en trocitos a baño maría en un bowl (ojalá de vidrio).

También puedes hacerlo en el microondas en intervalos de 30 segundos a potencia media, siempre removiendo la mezcla entre estos. Cuando ya ambos ingredientes estén perfectamente combinados, podemos seguir: si decidiste derretirlo a baño maría, retira el bowl del recipiente con el agua y seca las gotas adheridas a él. Ten mucho cuidado allí, puesto que si el agua entra en contacto con el chocolate la mezcla se arruinará.

El siguiente paso es añadir el azúcar. Puedes usar azúcar granulada, pero el azúcar moreno dará un sabor más caramelizado. Aplícala en forma de lluvia a medida que bates. Ayudará, también, a bajarle la temperatura a la mezcla de chocolate y mantequilla antes de incorporar los huevos.

Luego, los huevos. Agrega uno a uno y mézclalo bien antes de añadir otro. Si quieres intensificar el sabor a chocolate puedes echarle una pizca de sal y/o unas cucharaditas de café disuelto en agua caliente.

También puedes optar por la cocoa en polvo, si gustas. Sólo asegúrate que sea sin azúcar y, en lo posible, pura.

El último ingrediente: la harina. Con una espátula envuelve la masa mientras añades la harina, removiendo desde el fondo del bowl hacia arriba. En este punto podrías añadir lo que más te gusta: nueces, chips de chocolate o trozos del chocolate de tu preferencia. De cualquier modo la masa por sí sola ya está deliciosa.

Al momento de hornear puedes vaciar la mezcla en un molde cuadrado, idealmente forrado con papel pergamino, o, en su defecto, enmantequillado y con una capa de harina para que no se pegue.

Los tiempos en el horno varían, así que procura vigilar tu brownie. Tomará entre 35-45 minutos a intensidad media, con calor arriba y abajo. Cuando esté listo, déjalo enfriar en su molde unos minutos antes de retirarlo o se romperá.

¡Hora de cortar y servir!