Ya suman dos los procedimientos científicos creados para controlar o eliminar los problemáticos temblores que ocasiona el parkinson trastorno degenerativo, en la búsqueda de ofrecer una mejor calidad de vida a las personas que lo padecen.

El CSIC busca acabar con los temblores que provoca la enfermedad de Parkinson

Uno es el desarrollado por un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, mediante un sistema que determina si el movimiento que ejecuta una persona es voluntario o no, si no lo es, controla la extremidad para posibilitar la acción.

El sistema puesto en marcha por científicos del referido Consejo es capaz de quitar los temblores incontrolables generados por patologías neurovegetativas como la enfermedad de Parkinson o el Alzheimer.

El investigador del CSIC José Luis Pons, encargado del proyecto, expone que han logrado desarrollar una neuroprótesis que tiene la capacidad de definir si el individuo en cuestión se encuentra temblando o no y si desea hacer movimientos voluntarios o no; en este caso, mediante estimulación eléctrica funcional, se estabiliza la tembladera.

Aunque para el momento el proyecto es solamente un prototipo, se espera que pronto brinde una solución tangible.

Las tecnologías de ultrasonido de alta intensidad

El otro procedimiento que ya se encuentra a disposición de los pacientes es el llevado a cabo en la Universidad de Navarra en España, donde se ejecutan nuevos métodos para atender sin cirugía el temblor que produce incapacidad, el cual es generado por la enfermedad de Parkinson.

Se basa en tecnologías de ultrasonido de alta intensidad que pueden impactar de manera directa en los procedimientos de reparación muscular en pacientes con cierta afección asociada a la vibración involuntaria producida por la enfermedad de Parkinson. Semejante a como un lente converge los rayos del sol, ese dispositivo recoge el calor de cientos de haces de ultrasonido y los dirige a sitios determinados del cerebro entrenar el cerebro, donde se hallan las dianas o grupo de neuronas responsables de los temblores.

Este procedimiento médico no invasivo, puede realizarse fuera del quirófano, en alguna sala de investigación de resonancia magnética, inclusive cuando el paciente se encuentre despierto y con plena conciencia de todo, o sea que no esté bajo los efectos de medicamentos sedantes.

Cesan los temblores al momento de aplicar el tratamiento

De acuerdo a lo que expone el doctor Jorge Guridi, director del departamento de Neurocirugía de la Clínica Universidad de Navarra ese equipo facilita ubicar la lesión y ver la acción del ultrasonido en la diana (neuronas), aparte de realizar una valoración neurológica del paciente a lo largo de la ejecución del tratamiento, evidenciando el mejoramiento de la vibración In Situ.

A los fines de que este innovador tratamiento produzca los efectos deseados, la cabeza del enfermo se debe cubrir con una membrana de agua, por la cual transita agua refrigerada continuamente; lo que posibilita bajar la temperatura que acumulan los centenares de haces del ultrasonido que traspasan el cuero cabelludo cuero cabelludo sensible sin afectarlo. Esta congregación se orienta de forma directa a las neuronas anómalas (dianas) y las disemina, consiguiendo que el temblor se desvanezca de manera irreversible.

El temblor por el parkinson, que es una alteración del movimiento que regularmente impacta las extremidades superiores y la cabeza, hasta el momento se venía tratando con cirugía de estimulación cerebral profunda.

No obstante, con el surgimiento de esta nueva tecnología médica, se evitan los procedimientos de cirugía abierta, consiguiendo que ciertos pacientes con restricciones como la edad o condición física, puedan acceder a ella. Se trata de un significativo progreso en el campo de la salud, por cuanto las consecuencias por intervenciones abiertas pueden ser más perjudiciales que los temblores.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!