Muchos de los casos por acoso sexual ganan el juicio por recibir gran publicidad, pero muchos otros permanecen en el anonimato. Según encuestas un gran porcentaje de la población han sido acosadas sexualmente pero solo pocas han sido capaces de reportarlo. Ese silencio puede deberse que el acoso sexual es difícil de identificar. El tipo más obvio es el profesional cuando el jefe amenaza con despedirte o bajarte de posición, si no aceptas sus avances.

El segundo tipo, un ambiente de trabajo [VIDEO] hostil. Es una conducta sexual no deseada (bromas, roces, fotos vulgares) que crea un atmósfera ofensiva. Este último es más común porque muchos hombres no se dan cuenta de que ese comportamiento puede ser ilegal aquí, como detenerlo:

Minimiza la situación

Digamos que descubriste a un colega mirándote el pecho.

Reportarlo inmediatamente al departamento de Recursos Humanos (RRHH) puede traerte más problemas que beneficios, sobre todo si su comportamiento es más inmaduro que intimidante. Así que si quieres que te deje en paz, atácalo con un comentario que le haga entender que deseas que se detenga (por ejemplo: “debería imprimirte una copia de las reglas [VIDEO] de la empresa en cuanto el acoso sexual. Necesitas repasarlas”).

Si no se detiene se más directa. Dile: “me haces sentir incomoda. Por favor para ya”. Si continúa o avanza al plano físico, el próximo paso es…

Habla con tu superior

Él o ella lo notificarán a RRHH, que iniciará la investigación. Suponiendo que tu jefe no ignore tu queja (si eso pasa, ve tu directamente a RRHH), te pedirán explicar tu versión de la historia. Tu acosador y un testigo serán entrevistados.

Luego, RRHH decidirá si el acoso ocurrió como lo define la ley y que medida disciplinaria se tomará.

Si es la primera ofensa, tu acosador puede ser aconsejado, amonestado o enviado a tomar un curso especial. Pero si tiene antecedentes de conducta inapropiada puede ser despedido.

Cuando tu jefe te acosa

Como mismo harías si fueras un colega, dile algo que indique que te molesta su conducta. Si continua, infórmalo a RRHH. No te intimides porque es tu superior. Por ley,está área debe realizar una investigación justa. Si tu empresa no tiene un departamento de RRHH, eleva tu queja a la oficina central. Deberán enviar a un oficial que desarrolle una investigación. Y si consideran válida tu queja, tratarán de resolver el asunto, ya sea enviando a tu jefe a un seminario, despidiéndolo o incluso llevándolo a la corte, donde tendrás que testificar.