En la actualidad, varios miles de especies animales están siendo afectadas de diversas formas nocivas, lo que hace que su número se reduzca enormemente, llegando a quedar apenas unos millares de ejemplares de algunos tipos de animales. Ejemplos claros de estos seres vivos mentados son el Tigre, el cual lleva protegido años, y también la ballena azul, el Oso Panda Gigante, los monos bonobos y un largo etcétera detrás. Aunque lo más sonado son animales, también plantas y otros reinos tienen sus propias especies en peligro.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Mujer

¿Por qué peligra la vida de estas especies?

Muchas cosas pueden afectar a los seres vivos y provocar su extinción, pero la principal causa de la mayoría de ellas es el hombre, directa o indirectamente.

La principal problemática suele ser la destrucción de hábitat en la que un tipo de planta o animal concreto vive. La tala [VIDEO] de bosques para extracción de madera o la edificación en lugares naturales hace que cientos de animales no puedan seguir viviendo ya sea porque no encuentran alimento, porque no pueden esconderse de sus depredadores o porque se ha destruido algo clave que necesita para subsistir. Aunque actualmente es algo regulado, años atrás la expansión del hombre llegó a hacer mucho daño a miles de especies.

Otro ejercicio que merma muchas vidas, afectando únicamente a animales, es la caza furtiva. Esta práctica ha extinguido a especies, sobre todo en África, y ha hecho disminuir el número de otras tantas. La caza por pieles, colmillos, cuernos, o simplemente trofeos es algo castigado en muchos lugares, pero siempre hay personas que actúan a pesar de esto.

Los desastres naturales y desequilibrios por parásitos, enfermedades o competencia también pueden causar este fenómeno, pero son mucho menos frecuentes y con una actuación mucho más lenta.

Otras especies pueden desaparecer por efecto indirecto cuando se afecta a su cadena trófica, por ejemplo, si extinguimos un tipo de planta concreta de la que se alimentaban varios animales, los que solo se alimentaran de ella morirán también, los que puedan buscar otros alimentos lo harán, pero esto implica que se consumirá gran cantidad de otras especies de plantas, afectándolas también en su número, ya que se ha provocado un desequilibrio en la cadena alimenticia. Este ejemplo es válido para la desaparición de cualquier especie, pues todas tiene relaciones con depredadores y presas y su ausencia provoca graves problemas a todos.

Categorías del peligro y ejemplos

Los expertos pueden apreciar que una especie está en peligro cuando su número empieza a reducirse drásticamente por alguna causa. Existen diversas acepciones y estados dentro de esto para catalogar a las especies, usándose sobre todo lo que se conoce como Lista Roja, creada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Podemos catalogar a las especies en Bajo Riesgo, dentro de lo cual podrían estar en "Preocupación menor" o "Casi amenazada", aquí se sitúan aquellas en las que se empieza a ver una problemática, su número está disminuyendo pero todavía hay una cantidad considerable. En Amenazada encontramos "Vulnerable", aquella que está comenzando a desaparecer y si no se detienen las acciones que les afectan o se les cuida irán a peor; "En peligro", aquí nos referimos a aquellas en las que todos sus miembros están en peligro de desaparecer; "En peligro crítico", aquí tenemos aquellas especies que han perdido el 80-90% de su población en los últimos años. Finalmente en la categoría de Extinto, simplemente se atiende a si la extinción fue por causas silvestres o naturales.

Ejemplos de animales en peligro de extinción hay muchos, los más sonados en la actualidad quizá sean los tigres. Originarios de gran parte de Asia, son cazados tanto por su peligrosidad como por sus pieles. En la actualidad existen menos de 4000 ejemplares y se intenta favorecer su crecimiento y natalidad.

La ballena azul es otro ejemplo de animal en peligro, amenazada por la caza del hombre para el uso de su grasa o su carne, y por el calentamiento global, en 2002 se estimó que había 12.000 ejemplares de esta especie. Tras la prohibición mundial de su caza los científicos no han sido capaces de estimar su número, pero existe una preocupación creciente por ellas.

El oso panda, otro animal conocido por todos, ha entrado en estado de Vulnerable. Esto es debido a la destrucción de su hábitat natural por la creciente expansión de Asia, y a que es una especie actualmente con mucha mortalidad infantil, lo que hace que su número se reduzca y cueste que haya nuevos miembros.

A esto le siguen una gran cantidad de nombres y también se cuentan en elevada cantidad las especies que ya nos han dejado. La extinción es una problemática creciente y que debe ser controlada si no queremos que la biodiversidad de nuestro planeta se vea mermada.