Su nombre científico es la Matricara chamomilla, es una hierba aromática, que se multiplica por semilla. Tiene su origen en el sur y este de Europa y de allí se distribuyó a nivel mundial, se produce principalmente en Hungría y en la antigua Yugoslavia. Los egipcios, romanos y griegos usaban la manzanilla con fines medicinales.

Características de la manzanilla

Crece en los prados de manera silvestre, sin necesidad de cultivarla, pero se puede cultivar en los jardines o en macetas, es una planta muy resistente. Sus flores secas contienen muchos terpenoides y flavonoides que le aportan sus propiedades medicinales.

Pertenece a la familia de las margaritas, sus flores son parecidas. La planta consta de un tallo de unos 20 o 40 centímetros, con muchas ramas y las flores son amarillas en el centro con los pétalos blancos. Para aprovechar todas las bondades de la manzanilla, se puede tomar infusión o té, el cual tiene un olor agradable y un sabor amargo, pero también, se puede usar en el área de estética y belleza de forma tópica utilizando cremas o lociones a base de manzanilla.

Beneficios de la manzanilla

Tiene propiedades antiinflamatorias, las flores de manzanilla contienen os aceites volátiles como el alfa–bisabolol, que tiene propiedades antinflamatorias, hace su efecto, tomándola o usándola externamente.

Ayuda con la artritis y la gota. También por su efecto antiinflamatorio controla las hemorroides y el eczema

Calma la ansiedad, si se usa a dosis baja ayuda con la ansiedad y la tensión nerviosa, y si se toma mayor cantidad ayuda a conciliar el sueño en casos de insomnio.

Tiene la propiedad de ser un sedante suave, es calmante y tranquilizante cuando se está triste, irritable o ansioso se puede tomar té de manzanilla

Ayuda con problemas digestivos, es uno de los usos más tradicionales de la manzanilla, preparada en infusiones para calmar dolores de estómago, gases o flatulencias, diarreas, ayuda a relajar las contracciones de los músculos intestinales y contribuye con la producción de secreciones gástricas.

La manzanilla se utiliza para mejorar la pesadez estomacal y la congestión hepática al tener una acción colerética (estimula la secreción de la bilis)

En problemas ginecológicos es de utilidad al aliviar el dolor de vientre, regular la menstruación, se emplea en el caso de ausencia de regla o amenorrea

Se le utiliza para tratar las lesiones bucofaríngeas, se hacen gargarismos cuando hay afecciones de garganta y de encías.

Tiene propiedades antimicrobianas y antifúngicas, por lo que se utilizan en infecciones como resfriados, inhalando sus vapores mejora los catarros, los lavados con infusión de manzanilla mejoran la sinusitis, los lavados mejoran la conjuntivitis catarral. Las aplicaciones por vía tópica de extracto o infusiones de manzanilla son beneficiosas contra las infecciones causadas por bacteria como el Estreptococo y el Estafilococo, hongos como la Cándida albicans y otros gérmenes que proliferan en las mucosas y en la piel, frenando su reproducción.

Ayuda con la cicatrización, se emplea por vía externa para limpiar todo tipo de heridas y úlceras.

En cosmética se le usa para aclarar el pelo, para descongestionar la piel y es muy conveniente para calmar irritaciones.

Para los ojos hinchados o irritados, se pueden utilizar las bolsitas de manzanilla con las que se preparó un té, se dejan enfriar, se colocan sobre los parpados y se descansa. Fácil de conseguir y muy útil, no debe faltar en tu hogar.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!