La albahaca, el romero, la mejorana, el perejil ... y un sinfín de plantas aromáticas las utilizamos a menudo en la cocina para aportar sabor y aroma a nuestros platos. Pero pueden hacer mucho más por nosotros.

Vamos a verlas con más detalle:

La albahaca para la digestión

La albahaca es rica en aceites esenciales que promueven la digestión, es el toque mágico de muchos platos. También sería bueno tener alguna planta en el balcón porque contiene una sustancia que aleja a los insectos.

Cuando hagáis pasta el pesto, añadid un cubo de hielo en la batidora, para que quede verde. Si queréis colorear y perfumar una pasta casera, poned en un kilo de masa un puré de albahaca, hecho con 50 gramos de hojas escaldadas, enfriadas y picadas con un chorrito de aceite.

La mejorana contra el apalanque después de comer

Si no queréis sentiros apalancados y con ganas de siesta después de haber comido lo mejor es añadir mejorana a vuestras recetas.

Es similar al orégano, pero es menos penetrante. Mejora la digestión y ayuda a ganar la batalla contra el apalancamiento clásico que entra después de la comida.

Cebollino como diurético e hipoglucemiante

Al igual que su prima, la cebolla, tiene efectos levemente diuréticos e hipoglucemiantes. El sabor, sin embargo, es menos intenso que el de una cebolla.

Melissa para el estómago y la digestión

Con el característico aroma de limón, la melissa es muy buena para combinar con los platos de pescado.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Historias

Si pones las hojas en infusión, obtienes una bebida que ayuda a aliviar la tensión en el estómago y nos hace digerir mejor la comida.

¿Queréis un cóctel contra el calor? Coged un mango pelado, un plátano, el jugo de una naranja, cinco hojas de melisa y servidlo con hielo.

Perejil para detener las fermentaciones

En el verano es un valioso aliado en nuestra cocina, porque aumenta el tiempo de almacenamiento de los alimentos.

Si lo añadimos a los platos fermentarán mucho más tarde, aguantan más tiempo.

Poned 400 gramos de agua en un recipiente con 100 gramos de aceite y 50 de perejil. Añadid una cucharada de lecitina granular y mezcladlo bien, manteniendo la licuadora al ras, para incorporar aire. Gracias al efecto emulsionante de la lecitina, obtendréis una espuma verde y estable, con muchas burbujas y un agradableperfume, excelente para condimentar pescado hervido o al vapor.

Hinojo para desinflar el vientre

Es omnipresente en la cocina mediterránea. Sus aceites esenciales, muy aromáticos, relajan el intestino y favorecen la eliminación de los gases intestinales, desinflando el estómago. Es excelente añadido a las legumbres (evita la fermentación).

Salvia para los calambres abdominales y el sistema nervioso.

Ayuda a proteger contra la inflamación de la boca y la garganta, a calmar los calambres abdominales y tonificar el sistema nervioso.

Romero para desintoxicar el hígado

Unos cuantos brotes tiernos, añadidos a los cereales integrales (especialmente con arroz y alforfón), multiplican su sabor y virtudes saludables. El romero también es excelente en sándwiches caseros.

Gracias a la presencia de flavonoides y otros antioxidantes, el romero ayuda a desintoxicar el hígado. Con la carne es ideal, porque mejora la digestión de las grasas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más