La salud mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades y puede afrontar las dificultades inherentes a la vida, trabajar de manera productiva, demostrando sus aptitudes y siendo capaz de aportar algo útil a la comunidad o a la sociedad. No obstante, esta definición es bastante subjetiva, ya que esta condicionada siempre por la influencia de las diferencias culturales, creencias, leyes y normas propias de cada región.

Importancia

Cuando se habla sobre salud mental nos referimos al razonamiento y manejo acertado de las emociones [VIDEO]. Esto se relaciona directamente con la manera en que se superan las depresiones y el estrés, evitando que la calidad de vida se deteriore y haciendo posible prevenir enfermedades somáticas y afectivas.

Por lo tanto, la salud mental constituye uno de los pilares fundamentales del desarrollo óptimo no solo físico sino psicológico [VIDEO] del individuo como ser humano en todos los roles que represente.

Salud mental, emocional y física

El bienestar mental y el físico están estrechamente ligados, pues el deterioro de uno generalmente implica el deterioro del otro. Por ejemplo, una persona a quien le detectan repentinamente una patología puede reaccionar aislándose y presentar severos cuadros de depresión o estrés.

De igual forma, la salud emocional no puede separarse del bienestar del cuerpo y la mente, debido a que, de igual forma, una es consecuencia cíclica de la otra. Cuando percibimos una emoción fuerte negativa, nuestro cuerpo evidencia el malestar con alguna molestia que puede ir desde un simple dolor de espalda o de cabeza hasta un trastorno más severo.

Los síntomas del deterioro de la salud deben tratarse desde el punto de vista físico, acompañados de terapias de índole emocional. En este sentido, si bien es cierto que los avances de la ciencia ofrecen tratamientos médicos eficaces y necesarios, también es preciso alcanzar una condición psicológica estable, pues si es severamente perturbada, el funcionamiento del organismo de una u otra forma se vera mermado.

Detonantes

Ciertos eventos pueden afectar nuestra salud mental como pasar por alguna situación de intenso estrés o angustia. Así como también perder el trabajo por causas inusitadas, la muerte de un ser querido, la partida definitiva de un amigo o ser querido a otro país; tener problemas de dinero o rupturas amorosas, divorciarse y muchos otros hechos vitales.