Esta afección se da inicialmente por una deficiencia hormonal, causada por un daño a la glándula adrenal, lo que ocasiona una disminución importante en la elaboración de cortisol por las Glándulas suprarrenales.

También conocido como la hormona [VIDEO] del estrés, el cortisol se encarga de realizar significativas acciones en el organismo, como lo son el mantenimiento de los niveles de glucosa en la sangre y el funcionamiento del sistema nervioso [VIDEO] y cardiovascular. Además tiene la tarea de proteger al cuerpo de mecanismos autolesivos como por ejemplo, de las respuestas inflamatorias e inmunitarias excesivas.

¿Cuándo visitar al médico?

Al experimentar fatiga severa, pérdida de peso no intencionada, debilidad progresiva, dolor abdominal, desmayos y oscurecimientos de la piel, se tiene que consultar a un especialista para que determine si se trata de la enfermedad de Addison o de algún otro trastorno con las mismas características.

Síntomas

La sintomatología de esta afección suele desarrollarse en forma lenta durante varios meses.

  • Debilidad generalizada y cansancio.
  • Pérdida de peso con reducción del apetito.
  • Náuseas, vómitos, dolores abdominales y diarrea.
  • Oscurecimiento de la piel en algunas partes del cuerpo.
  • Pérdida del vello púbico y de las axilas.
  • Depresión, pérdida de memoria y apatía.
  • Deshidratación.

Diagnóstico

Una vez que aparecen los síntomas, el diagnóstico de la enfermedad de addison o insuficiencia suprarrenal se vuelve más sencillo. Sin embargo, no siempre las señales suelen ser tan claras y se requieren pruebas de laboratorio y de algunas exploraciones complementarias para asegurar la existencia de la misma.

El análisis se realiza mediante datos clínicos, bioquímicos y hormonales, así como también mediante una tomografía computarizada.

Esta última es ideal para detectar si ah sido causada por tuberculosis, ya que la imagen muestra un aumento en las glándulas suprarrenales y depósitos de calcio.

Posibles complicaciones

Cuando el paciente toma muy poco o demasiada hormona suprarrenal, puede empeorar la situación de la enfermedad, desarrollando otras afecciones: Diabetes, anemia perniciosa, tirotoxicosis, tiroiditis crónica, hipofunción ovárica o insuficiencia testicular, hipoparatiroidismo. De no seguir correctamente el tratamiento indicado por nuestro médico, las complicaciones pueden ser totalmente graves.