2

¿Te gusta el pollo al curry? La especia encargada de darle ese vistoso color y peculiar sabor es una vieja conocida de la gastronomía hindú. Lo que quizás desconozcas es que la cúrcuma es un extraordinario antiinflamatorio, antioxidante y tónico para el sistema digestivo y hepático. Si sigues leyendo descubrirás muchas curiosidades.

El milagro de los curcuminoides

La cúrcuma destaca por su riqueza en moléculas bioactivas que nos resultan muy beneficiosas para calmar la inflamación. Sin embargo, su composición en antioxidantes, como la Curcumina o los betacarotenos, apenas alcanza el 3 % de su peso. Además, su metabolización orgánica es bastante pobre, por lo que si deseas aprovechar sus bondades deberás acompañarlo de suplementos de extracto de cúrcuma, de algún aceite o de piperina.

Se ha demostrado que el principal principio activo de la pimienta negra mejora la absorción de la cúrcuma en un 2.000 %.

Dejando a un lado estas consideraciones, todo lo que puedo revelarte sobre la cúrcuma es excepcional: facilita la eliminación de los cálculos biliares, drena el hígado, previene los gases, agiliza las digestiones pesadas, potencia los efectos de los medicamentos destinados a atajar la depresión, mitiga los dolores de la artritis reumatoide, evita las infecciones en las heridas y retarda la oxidación propia del envejecimiento.

Sin embargo, una de las áreas más estudiadas de la cúrcuma es su capacidad para neutralizar el crecimiento de los tumores, bloquear la metástasis e, incluso, atacar a las células cancerígenas. Numerosos estudios así lo corroboran en el caso del cáncer digestivo, de mama, de colon y de duodeno.

De hecho, capacita al cuerpo para tolerar mejor el tratamiento de quimoterapia necesario para combatir el cáncer.

Protege el cerebro y el corazón

¿Sabes que la cúrcuma tomada en infusión a diario reduce el nivel del colesterol malo, el LDL, y de los tricligéricos en la sangre? En consecuencia, tu corazón está más protegido frente a las cardiopatías, que siguen liderando las causas de muerte a nivel mundial.

Así mismo, la cúrcuma actúa sobre el sistema nervioso y el hipocampo, que es, precisamente, la región cerebral que conecta con la memoria y el aprendizaje. Por lo tanto, esta valiosa especia es muy últil para mantener alejada la demencia o las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer [VIDEO].

También, refuerza las defensas y mitiga los dolores menstruales. Eso sí, debes saber que su abuso puede interferir en la ovulación.

Cómo tomarlo

El modo de preparación más sencillo y eficaz es en infusión, disolviendo la cúrcuma en polvo en un litro de agua hirviendo. De este modo, si dosificas 500 mg y lo dejas reporsar 12 horas tendrás la solución perfecta para ir tomándolo varias veces al día y estimular las secreciones gástricas y pancreáticas.

Te ayudará a revertir una digestión pesada y a expulsar los gases, gracias a su eugenol.

A los enfermos de cirrosis, ictericia o con trastornos hepáticos les recomiendan hervir 20 gramos en 1 litro. Tomado varias veces al día mejora las lesiones hasta en un 40 %. Ya lo sabes, la cúrcuma es tu nueva aliada para cuidar de tu salud.