M. Laiño

Colaborador

Mi madre me trajo al mundo hace 28 años. ¡Qué rápido han pasado! Estudiar, trabajar, viajar. Y finalmente acabo instalándome en Santiago de Compostela. Tropezar, caer, levantarse. Volver a caer. En definitiva, 28 años intentando mantener los pilares de lo que debería ser "una vida normal" (nota mental: ¿qué es lo normal?). Me dicen rara, malhumorada y pensativa. Sencillamente me dicen: María Laiño.