Las calles de la América capitalista y llenas de oportunidades (para unos más que para otros) ha sido capturada por una feminista vestida con chaqueta de hombre: Vivian Maier. Una mujer humilde a la par de orgullosa; revolucionaria a la par de estraña; sin duda, una mirada de artista; una mirada femenina.

¿Quién era Vivian Maier?

Vivian Maier trabajó gran parte de su vida como niñera en la ciudad de Chicago. Un trabajo que le permitía ocultar su gran talento: la fotografía. Llevar los niños al cole, al parque, a comprar dulces, hacer la compra,..eran cometidos que le permitían estar muchas horas yendo y viniendo entre el ruido, las gentes y el tráfico de una de las ciudades más sofisticadas de la América de los sueños.

Esta realidad no dejó indiferente a la fotógrafa niñera, quien no salía de casa sin su Rolleiflex. Disparaba su cámara continuamente; sin cesar. Un disparo tras otro hasta el punto de ser molesto para quienes la rodeaban. Disparos fotográficos que le costaron más de un despido laboral, ya que algún pequeño a su cargo se accidentó mientras ella se dejaba absorber por el mundo que la rodeaba; por ese mundo que trasladaba a su particular mirada a través de la fotografía

El descubrimiento de su lado artístico

Su bajo nivel económico no le permitió revelar la mayoría de sus fotografías (más de 100.000 negativos), sin embargo, los guardaba tal tesoro maya en archivadores amarillos. Unos archivadores descubiertos en 2007 por el historiador y coleccionista John Mallof, natural de Chicago.

El historiador, atónito ante la calidad de las fotografías no dudó en adquirirlas e interesarse por quién se ocultaba tras la cámara. J. Mallof nunca llegó a conocer a Vivian Maier ya que falleció el 21 de abril de 2009, tan sólo unos días antes de que el historiador emprendiera su búsqueda.

A partir de ese momento, el gran secreto artístico de Vivien Maier, el talento que tanto quiso ocultar, empezó a ser un secreto a voces.

Así, críticos, historiadores, coleccionistas y fotógrafos decían: "la mejor fotógrafa callejera del mundo".

Actualmente, el gran volumen de negativos están siendo archivados, catalogados y estudiados para dignificar a la niñera fotógrafa; para dignificar el talento de quien dignificó a las gentes populares, a aquéllas que buscaban el sueño (incumplido) tan prometido de la llamada América de las oportunidades.

Además, un documental dirigido por el propio J.Mallof junto a Charlie Siskel nos revelan las dos caras de Vivian Maier: la niñera y la fotógrafa. Sin duda, un merecido reconocimiento artístico que no deja indiferente a la historia de la fotografía urbana; a la historia de los grandes fotógrafos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!