En los 30 años que la mujer [VIDEO] lleva incorporada a las FAS, son muchas las militares que han partido en misión y junto a sus compañeros varones han sufrido la misma fatiga, realizado los mismos esfuerzos, afrontado los mismos peligros y entrado en combate contra el enemigo recibiendo fuego y respondiendo bala por bala a los disparos del adversario, especialmente en las intervenciones en Iraq y Afganistán.

Y es rendir homenaje a estas "guerreras" que han demostrado valor en combate que el calendario de 2019 del Ejército de Tierra, ET, esté dedicado a ellas y glose sus acciones de combate [VIDEO] frente al enemigo.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Casa Real

El calendario, un mes para cada dama soldado

Bautizado como "Mujeres con valor 2019", el calendario ilustra cada mes con una foto de cada militar con el uniforme de su unidad y en una imagen de la localidad donde está acantonada, para así destacar la variedad geográfica de las mujeres que forman parte de las Fuerzas Armadas y del ET en concreto.

Para que a un militar se le reconozca el valor oficialmente deben haberse implicado en una acción que implique el uso de fuerza armada, y dentro de esa acción se valoran el riesgo sufrido y la duración del enfrentamiento, la entidad de las fuerzas propias y hostiles, la consecución del objetivo y la existencia de bajas propias y enemigas en el combate.

Los hechos de valor

Así al abrir el calendario encontramos en enero y meses sucesivos a la soldado Tamara Marquinez Texeira de la BRILAT con valor reconocido por los combates habidos en Ludina, Afganistán, el 25 de enero de 2011; a la cabo paracaidista María del Carmen Fructuoso van Rooy por su valor demostrado en Golojirak, Afganistán, el 29 de agosto de 2012; a la cabo de blindados Manuela Rodríguez Corbacho que participó en las batallas de Nayaf y Diwaniya, Iraq, el 5 y 11 de abril de 2004; a la cabo sanitaria Alejandra Cuartas Fernández que curó a heridos bajo el fuego también en Nayaf; a la cabo del regimiento "Tenerife" 49, Almudena Porras Ruiz que se batió a tiro limpio con los talibanes en el Valle de Golestán el 27 de noviembre de 2007 junto a su compañera de unidad la también cabo Adelina Torres Díaz; o a las legionarias Margarita Fernandez López, Ana Maria Ortiz Fernandez y Tania Parras Rico, actualmente con la graduación de brigada y que en Nayaf combatían a tiro limpio al Ejército del Mahdhi al tiempo que evacuaban heridos americanos y salvadoreños de la línea del frente.

También encontramos a la legionaria ceutí Manar Benakhlifha Miludi, que desde su blindado BMR mantuvo a raya a tiro de fusil a los insurgentes en Diwaniya, combate en el que también se batió el cobre la cabo de infantería Úrsula Gardete Santos; y de nuevo en el Valle de Golestán contra los talibanes la cabo primero Maria Jesús Quintas Seijo y la cabo tiradora de helicóptero Maria Jesús Patiño Fuentes, que con la ametralladora de su helicóptero Cougar cubrió a las tropas de tierra también en Diwaniya, y en Bigocho, Afganistán, la soldado de montaña Angela Jorgia Lloret Avella combatiendo con sus compañeros de la Legión contra los talibanes.

In memoriam

Con todo, no todas las acciones han sido triunfos, pues el último mes de este calendario y dedicado a enero de 2020 rinde homenaje a las dos soldados caídas en acción en misión internacional: Idoia Rodríguez Buján y Niyireth Pineda Marín ambas caídas en Afganistán cuando los vehículos todoterreno que conducían chocaron con sendas minas trampa colocadas por el enemigo en febrero de 2007 y junio de 2011.

Ambas condecoradas póstumamente con la Cruz al Mérito Militar con Distintivo Rojo fueron las grandes ausentes, y su recuerdo con sus familiares presentes fue un acto muy emotivo en la presentación oficial del calendario, en un acto que presidió la Ministra de Defensa [VIDEO] en el Cuartel General del Ejército.

Un homenaje muy merecido a las militares españolas y que deja en silencio toda especie grotesca y machista que acusa a nuestras soldados de solo estar ahí para figurar, una patraña escandalosa pues estos hechos de valor reconocido demuestra que nuestras soldados junto con sus compañeros varones saben pelear, pelean y luchan bien y ganan, y ahí está ese valor reconocido oficialmente para atestiguarlo.