La delicada situación política que atraviesa Catalunya ha provocado que el comité organizador de la regata, la Fundación Navegación Oceánica Barcelona (FNOB), tomara la decisión el pasado 22 de marzo de suspender la celebración de la Barcelona World Race el próximo año. Esta decisión incrementa los riesgos de retroceso económico de la comunidad autónoma, ya que este evento convoca a cientos de miles de aficionados, y tiene un considerable impacto a nivel turístico.

La organización de este evento centra en la dificultad de encontrar un potente patrocinio debido a la inestabilidad política que sufre Catalunya por el procés independentista y el estancamiento resultante de las elecciones del 21 -D, aunque el clima agitado que se respira en las calles tras la detención del ex president Puigdemont y el procesamiento penal de muchos de los miembros de su gobierno no facilitan tampoco su celebración.

La FNOB acusa precisamente a esta situación de ser la responsable de la “falta de comercialización internacional del evento”.

La inestabilidad nacional y autonómica dificulta su celebración

Sin embargo, también la situación política nacional dificulta la viabilidad económica de la Barcelona World Race del próximo año. Aunque iba a ser declarada evento de interés general en los Presupuestos Generales de 2016, las convocatorias electorales de diciembre de 2015 y junio de 2016, y la actual parálisis debido a la falta de acuerdo entre los grupos políticos ha provocado que la organización tampoco pueda recibir la ayuda financiera a nivel estatal que hubiera facilitado su celebración.

Por lo tanto, ha sido ese cúmulo de problemas financieros, que sumados a la situación política de la región, la que ha terminado por hacer inviable la celebración de la prestigiosa regata el año que viene, y los que han obligado a la organización a tener que tomar esa "dolorosa decisión"-

Esperanzas para el año 2022

Otra razón que ha motivado la cancelación de la Barcelona World Race del próximo año radica en la tardanza en la celebración de la reunión de la Comisión Interadministrativa (Ayuntamiento, Comunidad autónoma y Gobierno) que define los planes y programas de la regata, reunión que finalmente se va a celebrar en abril.

La FNOB también achaca a los problemas con el patrocinio los motivos de ese retraso.

Aun así, este organismo confía en que la situación de inestabilidad política tenga una pronta solución, y anuncia que ya está trabajando en la organización de la regata planificada para el año 2022, la que será la cuarta edición de la Barcelona World Race.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!