La música es un elemento de la cultura inmaterial que va evolucionando con el tiempo. Expresiones como “la música calma a las fieras” o “quien canta sus males espanta” tienen su origen en la cultura popular y hablan del poder tranquilizador y estimulante de los sonidos. El origen de los instrumentos musicales que conocemos en la actualidad se remonta a miles de años atrás.

La exposición Músicas de la Antigüedad

Músicas en la Antigüedad es una exposición que ha conseguido reunir 373 piezas, de las que 278 pertenecen al museo [VIDEO] del Louvre, pero también a otras instituciones internacionales como el MOMA de Nueva York, los Museos Capitolinos de Roma o el Museo Nacional de Atenas, algunas de las piezas nunca habían sido expuestas antes.

La exposición está organizada por la Obra Social ‘la Caixa’ en conjunto con el Museo del Louvre [VIDEO] y el Museo del Louvre-Lens y podrá verse en el CaixaForum Madrid (Paseo del Prado, 36), del 9 de junio al 16 de septiembre del 2018.

La muestra cuenta con 8 comisarios, Hélène Guichard, Violaine Jeammet y Ariane Thomas, que trabajan como conservadoras del Museo del Louvre y otros cinco expertos de diferentes instituciones.

Objetivo de Músicas en la Antigüedad

Se busca acercar al público en general los últimos descubrimientos en el campo de la arqueomusicología, pero también y sobre todo, la importancia que tenía la música en las sociedades antiguas. La música considerada como un lenguaje universal y en cierto modo atemporal. Instrumentos y escenas de reproducciones musicales en vasos griegos, estelas, mosaicos y monedas hallados en el vasto territorio que va desde el antiguo Irán hasta la Galia pueden verse en esta exposición, que abarca cuatro grandes civilizaciones Mesopotamia, Egipto, Grecia y Roma.

Se trata de abordar desde distintas perspectivas el hecho musical, ya que es evidente que la música interviene prácticamente en todas las facetas de la existencia, desde la religión, (muchas veces a la música y los instrumentos se les atribuye un origen divino) a la guerra, de las fiestas a la vida cotidiana, las distintas etapas de la vida. Amén de crear oficios como el de lutier, creador de los instrumentos, o los músicos profesionales.

El trabajo de buscar los sonidos antiguos

En la actualidad gracias al trabajo de la arqueología experimental se ha conseguido recrear sonidos que se creían perdidos para siempre. Sin embargo, debemos partir siempre de la escasez de datos y de elementos que nos permitan conocer en profundidad la música de la antigüedad. Elementos incompletos, partituras e instrumentos que no siempre se pueden reproducir.

Sin embargo, en el imaginario colectivo de occidente la música antigua siempre ha estado presente a través del mundo del espectáculo, de la ópera, las novelas y con el surgimiento del cine, especialmente a través de las grandes superproducciones de Hollywood, instrumentos como el arpa y las trompetas están siempre presentes en las películas de época.

La imagen del cruel Nerón viendo arder Roma mientras toca la lira es quizás el ejemplo más claro.

El humanismo renacentista, con su afán de volver la vista al pasado grecorromano, es el primero que se vuelca en redescubrir la música antigua, reproducen para ello los dibujos conservados de los instrumentos antiguos y leen a los teóricos de la música griega. La expedición de Napoleón a Egipto hace nacer el interés por todo lo que tenga que ver con la corte de los faraones, incluyendo por supuesto la música.

Así pues, en el s. XIX surge la arqueología musical. Las excavaciones arqueológicas han descubierto restos de instrumentos musicales en toda la cuenca mediterránea. Podemos decir que los instrumentos de bronce son los mejor conservados, aunque el clima del valle del Nilo ha permitido hallar algunos instrumentos de madera o piel. Podemos hablar de que contamos con restos de todas las familias de instrumentos: viento (flautas, oboes), percusión (tambores) y cuerda (laudes, liras, arpas).

No debemos olvidar que la región mediterránea siempre ha sido un gran territorio de intercambio entre Oriente y Occidente. Así los músicos también se desplazaban, acompañando a las cortes, en migraciones o acudiendo a certámenes, con lo que difunden técnicas y sonidos.

La exposición cuenta con varios dispositivos que permitirán escuchar a los visitantes el sonido de los instrumentos y de los cantos antiguos, está concebida como un viaje en el tiempo y el espacio sobre el poder de la música en el mundo antiguo.