Los días 20 y 21 de septiembre en Italia se realizará el llamado referéndum de corte parlamentario, y los que tienen derecho a voto en Italia serán convocados para aprobar o rechazar la Ley de Revisión Constitucional votada por las cámaras, que prevé el drástico recorte de 36,5% de los miembros de ambas ramas del Parlamento: de 630 a 400 escaños en la Cámara de Diputados y de 315 a 200 escaños en el Senado.

El referéndum llama a los italianos a reducir la cantidad de legisladores

El texto de la ley que prevé la reducción de parlamentarios fue aprobado por ambas cámaras del Parlamento italiano por mayoría absoluta.

Pero como la ley no ha sido aprobada por una mayoría calificada de dos tercios de los miembros de cada cámara, así como las reglas para la introducción de cambios constitucionales, una quinta parte de los senadores solicitaron un referéndum confirmatorio para dar la última palabra al pueblo italiano. Por esta razón, los ciudadanos han sido llamados a votar para confirmar o rechazar la enmienda constitucional.

En Italia, 51.559.898 ciudadanos tienen derecho a voto, de los cuales 4.616.344 están en el exterior. Hay 25.021.636 hombres, 26.538.262 mujeres; según la encuesta semestral de 31/12/2019 y deberán decir SI o No a este recorte parlamentario. Los casi cinco millones de italianos que residen en el exterior, también ejercerán su derecho cívico, a través de los consulados y el correo.

Este referéndum es el cuarto de la historia italiana. En 2001 se convocó a la población para realizar una enmienda de la Carta Magna, en 2006, se consultó sobre el cambio hacia un modelo federal y ganó el NO y en 2016 se votó en referéndum para poner fin al sistema bicameral, ganando el también el NO.

La medida busca cambiar la cara a la desprestigiada clase política

Los motivos de este recorte están fundados en una reforma de gran interés mediático, muy relacionado con la sensación que el ciudadano italiano tiene con respecto al aparato político: "Menos de uno cada diez ciudadanos tiene confianza en el Parlamento", explica el periodista y analista político italiano Giovanni Diamanti a El Confidencial y el país, está sumido en la crisis económica más grande, desde la Segunda Guerra Mundial.

Por este motivo, ningún partido político se opone a esta medida propuesta en 2018 durante la campaña de 2018 del Movimiento 5 Estrellas en un esfuerzo por reducir los costos y privilegios de los legisladores.

La sensación de los italianos sobre su clase política es muy negativa y el referéndum apunta a una reducción que - económicamente hablando - no aportaría gran cosa a las arcas del Estado. El ahorro impactaría tan solo entre un 0,01 y un 0,007% en el gasto público, entre 57 y 82 millones de euros anuales.

Una medida que para muchos es de corte meramente populista, pero con el descrédito al que llegaron a esta instancia, ningún partido político se atrevería a negar una reforma, aunque atente contra sí mismo y significaría "un suicidio político", sostiene Diamanti.

Los italianos votarán con mascarilla

La fecha del referéndum confirmatorio sobre la reducción del número de parlamentarios estaba programada para el 29 de marzo de 2020, pero tomado por sorpresa por la pandemia de COVID-19 y la emergencia sanitaria, se pospuso para el próximo 20 y 21 de septiembre.

Todos los electores deben acudir a la votación con máscarilla y llevarla de acuerdo con la normativa vigente. La obligación es la misma para los presidentes y los colegios electorales, que deberán reponer la mascarilla cada cuatro a seis horas y siempre que esté húmedo, sucio o dificulte la respiración.

El ciudadano que se acerque a votar el referéndum y crea que la ley constitucional que reduce el número de parlamentarios debe entrar en vigencia debe poner el signo "SI".

El votante que considere que el número de parlamentarios debe permanecer sin cambios debe poner el signo "NO".

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!