Theresa May intenta contener tan rápido como sea posible el daño que ha causado la dimisión del ministro del Brexit, David Davis, la madrugada de este lunes. La primera ministra británica ha procedido al nombramiento de un sustituto inmediato esta misma mañana de lunes. Se trata del abogado de 44 años Dominic Raab, exsecretario de Estado de Vivienda. Raab es parlamentario desde 2010 por la circunscripción de Esher and Walton, en el sureste de Londres. Es considerado un apasionado defensor del Brexit y tuvo un papel muy activo durante la campaña del referéndum sobre la pertenencia a la Unión Europea.

May actúa con velocidad para evitar acentuar la crisis

La rapidez del recambio quiere mostrar una 'premier' en control de la situación, mientras se especula con la posibilidad de que otros miembros de su Gobierno sigan los pasos de Davis. Pero May está lejos de poder someter el sector más radical de los 'brexiters'. Esta tarde se reúne con sus diputados en el Parlamento para intentar persuadirlos de que acepten su propuesta para un Brexit suave.

Al mismo tiempo, y es un dato muy sintomática de la falta de confianza de May en sus fuerzas, el jefe de gabinete de Downing Street ha convocado a los parlamentarios de la oposición a una reunión este mediodía en el Parlamento para informarles del contenido del plan final acordado por el gobierno en la reunión del viernes pasado. May apuesta así porque con el apoyo clave de la oposición su plan salga adelante.

El parlamentario del ala más dura y radical de los 'brexiters', Jacob Rees-Mogg, la programada reunión es la prueba de que la primera ministra confía en "votos socialistas" para crear, si la UE lo acepta, un área de libre comercio para bienes. Esta aprobación evitaría los controles de aduanas y mantendría abierta la frontera de Irlanda, pero no para servicios. Sin embargo, ara hacer posible esta zona de libre comercio con la Unión, el Reino Unido mantendría una equivalencia reguladora con Bruselas, y se sometería, en casos de disputa, a la autoridad del Tribunal Europeo de Justicia. Estos dos elementos son considerados líneas rojas por los partidarios de una rotura limpia con la Unión Europea.

Theresa May lucha por la supervivencia política

Justo cuando está a punto de cumplirse el segundo aniversario de su llegada a Downing Street, el viernes de esta semana. May sustituyó David Cameron, que dimitió tras la derrota de la opción partidaria de quedarse en la Unión Europea en el referéndum de junio de 2016. La crisis permanente abierta por el referéndum, y la falta de unidad dentro del Partido conservador sobre cómo ejecutar el mandato electoral, ha quedado una vez más de manifiesto con los acontecimientos de las últimas horas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más