Primero fue el turno de Palestina y ahora le toca a Pakistán [VIDEO]. El portavoz del Pentágono, Lieut Koné Faulkner, confirmó este sábado que Estados Unidos también recortará sus ayudas a Pakistán en 300 millones de dólares, lo que equivale a unos 258 millones de euros. Este dinero, según apunta Koné, se destinará a otras "prioridades urgentes" después de que el Congreso apruebe la medida.

Cabe recordar que Washington aporta cada año cientos de millones de dólares a Islamabad, la capital de Pakistán, para ayudar al país en su lucha contra el terrorismo. Y esta ha sido precisamente la razón que ha utilizado la administración de Trump para dejar de aportar dinero.

Según el gobierno estadounidense, Pakistán no está haciendo suficientes esfuerzos para combatir a los grupos terroristas que operan en su territorio.

Donald Trump ya advirtió a principios de año que Pakistán era un pozo sin fondo y que los Estados Unidos paralizarían sus ayudas en el país [VIDEO]. "Sólo hemos recibido mentiras y engaños", escribió Trump en Twitter. Las amenazas se han hecho realidad 24 horas después de que la embajadora de EE.UU. ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, anunciara el viernes que Washington también cortará todos los fondos estadounidenses destinados a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA).

Aliado militar histórico

Pakistán ha sido, desde que se creó como país, en 1947, un importante aliado militar de Estados Unidos. Y más aún después de los atentados contra las Torres Gemelas en Nueva York el pasado 11 de septiembre de 2001 y la posterior intervención estadounidense en el vecino Afganistán.

Ahora Trump echa por tierra toda esta relación de décadas y cierra de golpe el grifo a las ayudas. Este recorte no afectará al ejército paquistaní de manera inmediata pero le dificultará la capacidad de renovar su equipamiento militar, según prevé Sehar Tariq, experto del Think tank US Institute for Peace, tal y como recoge el diario The Guardian.

Cancela su ayuda militar en vísperas de la visita del secretario de Estado

Algunos analistas consideran que la repentina decisión de EEUU se explica por una clara irritación del Gobierno estadounidense después de que el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Javad Zarif, fuera el primer invitado extranjero del flamante primer ministro paquistaní, Imran Khan. Tras el encuentro con Zarif, Khan expresó su apoyo al acuerdo nuclear con Irán, al que Trump tanto se opone.

Este miércoles está previsto que el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, viaje a Pakistán para mantener encuentro con el nuevo primer ministro pakistaní, Imran Khan.

Todo apunta a que el recién recorte de las ayudas estadounidenses en el país sea un tema a tratar entre ambos políticos. Y es que la noticia ha generado todo tipo de reacciones. Ayer el ministerio de Exteriores español informó a través de un comunicado que hará "una aportación extraordinaria a la UNRWA en las próximas semanas" y que los países de la UE también deberían hacer "un esfuerzo suplementario".