"Cambio". Bajo este único lema, los sudafricanos celebran hoy el centenario del nacimiento de Nelson Mandela. Aunque el gobierno presidido por Cyril Ramaphosa no ha convocado ningún acto oficial, la jornada se ha declarado como "día de servicio" en todo el país. Un servicio de ayuda a los más vulnerables, que hoy en día todavía son buena parte de la población. Según datos del Banco Mundial, Sudáfrica es el país del mundo con más desigualdad económica, en la que un 1% de la sociedad tiene el 70% de la riqueza nacional, y en el que 14 millones de personas pasan hambre cada día.

En pleno invierno austral, un comité interministerial, creado especialmente para la celebración del centenario del nacimiento del premio Nobel de la paz, ha hecho un llamamiento a los 56 millones de sudafricanos a rendir homenaje a Madiba. Y la mejor manera de hacerlo, dijeron, es colaborar a mejorar las circunstancias de los que más lo necesitan.

Barack Obama frente a esta gran celebración

El ex presidente estadounidense Barack Obama fue el encargado ayer de dar el disparo de salida a una semana cargada de actos.

En el estadio de Cricket Wanderers de Johannesburgo, y ante 15.000 asistentes, Obama recordó el legado de Mandela y defendió de manera apasionada los valores sobre los que se sostiene una democracia.

El ex admitió que vivimos "tiempos extraños e inciertos", y criticó los movimientos populistas que están derivando hacia el autoritarismo en todo el mundo. Con su habitual elocuencia, Obama se dirigió también a los más jóvenes: "Continúe creyendo.

Continúe protestante, construyendo, continúe levantando su voz. Cada generación tiene la oportunidad de dejar su marca en el mundo. Ahora es un buen momento para despertar ".

La Fundación Mandela también se ha sumado a la llamada ciudadana programada para este 18 de julio, en que Madiba habría cumplido 100 años. Quieren que los sudafricanos realicen acciones solidarias y que inspiren el cambio en todo el país.

La Fundación ha elegido como lema las palabras que Mandela pronunció en un discurso en 2009: "Debemos esforzarnos para cambiar el mundo y convertirlo en un lugar mejor para todos. Está en nuestras manos marcar la diferencia ".

"Puede ser algo tan sencillo como preguntar a tu vecino si necesita algo", explica Neeshan Balton, director de la Fundación Ahmed Kathrada, un organismo que se dedica a luchar contra el racismo.

Decenas de organizaciones y asociaciones benéficas aprovecharán esta jornada para promover acciones de carácter social y recaudar fondos y ayudas. Michal Luptak es uno de los jóvenes fundadores de Dlala një, una pequeña organización con sede en el conflictivo barrio de Hillbrown, en Johannesburgo. Para Luptak, el Día Internacional de Nelson Mandela significa activismo ciudadano: "Contribuir con algo, por pequeña que sea, y mantener vivo el legado que Madiba nos dejó como activista, político y abogado".

El día del activismo ciudadano

Desde hace años, Luptak trabaja para crear oportunidades para los jóvenes de Hillbrown. Hoy, Dlala një ha llamado decenas de voluntarios a colaborar en la transformación del antiguo teatro Alhambra.

El objetivo es convertir el edificio abandonado en un centro comunitario para los más pequeños: "Necesitan un espacio seguro donde poder jugar", dice Luptak. "Sin embargo, yo no soy muy partidario de estos días especiales -confiesa el joven sudafricano-, prefiero poner en práctica los valores que Mandela quería promover cada día: cohesión social e interacción comunitaria".

Precisamente, el gran reto de la efeméride es movilizar a los más jóvenes, la llamada generación borne free. Se trata de un segmento social mucho menos politizado que el de sus predecesores, al menos respecto del sistema de partidos, pero que está especialmente afectado por el paro y la falta de oportunidades.

"El espíritu de voluntariado y de construcción nacional es bastante nuevo en Sudáfrica", explica Andy Du Plessis, director de la organización Food Forward. "Nuestro pasado reciente está dividido y muchas personas han sido marginadas. La unidad y el cuidado de los otros aumentarán a medida que nuestra nación crezca, a medida que la gente obtenga puestos de trabajo y sea autosuficiente ".

Dedicada a la recogida de alimentos, Food Forward tiene previsto recaudar más de un millón de comidas todo el país, y han diseñado una campaña dirigida a los sectores más adinerados. "Celebramos el legado de Mandela abordando el creciente problema del hambre. Queremos animar a las personas con más recursos para que dediquen 67 minutos de su día a los que no tienen nada. Mandela les dedicó 67 años de su vida ", dice Du Plessis.

Otros ejemplos de acciones programadas para la celebración del centenario de Mandela son la recogida de mantas para las más de 110.000 personas que duermen en las calles de Johannesburgo, o una iniciativa que promueve la donación de una bolsa de mano con productos de higiene femenina a cualquier mujer que lo necesite.

Cinco años después de su muerte, Mandela sigue siendo un símbolo de esperanza e inspiración para una sociedad que aún sufre las heridas del apartheid la desigualdad económica. Este año el país se encuentra inmerso en un conflicto político y social agravado por la reapertura del debate sobre el reparto de tierras, mientras más de la mitad de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Y, como alerta el Banco Mundial, la desigualdad entre pobres y ricos no hace más que aumentar.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más