Todos nos hemos encontrado en la situación de que el pan del día anterior se ha puesto duro y ya no es un buen acompañamiento para la comida. También nos ha podido pasar que compramos bollería pero no la pudimos comer toda y ahora ya no tiene esa textura tan blanda y deliciosa como recién hecha. Para esas ocasiones este postre, el pudding inglés, te permite aprovechar ese pan o bollería "pasadas" y hacer un dulce delicioso y muy sencillo y con pocos ingredientes. También podemos elaborarlo con pan o bollería recién comprada si nos apetece, esto no es un impedimento para nada.

Ingredientes para la elaboración de un pudding tradicional

Para preparar esta receta necesitaremos lo siguiente:

  • Medio litro de leche, preferiblemente entera o semidesnatada
  • 100 gramos de pan o bollería
  • 300 gramos de azúcar
  • 3 huevos
  • Unas gotas de limón

Podemos agregar a la receta unas gotas de esencia de vainilla y una cucharada de canela si lo deseamos para darle un toque de estos intensos sabores.

Preparación de la receta

Comenzaremos separando la mitad de la leche en un bol. Tras esto cogeremos el pan o la bollería y lo desmenuzaremos todo en pequeños trozos. Una vez lo tengamos lo pondremos en remojo en la leche y lo dejaremos. Si deseamos añadir la vainilla y la canela debemos hacerlo en la leche antes de poner el pan a remojo, hirviéndola primero para que coja todo el sabor, luego podríamos poner la bollería o pan en ella.

A continuación tendremos que preparar el caramelo para poner en el molde, en este aspecto es como si fuera un flan.

Procedemos a poner una sartén a fuego medio. Añadimos sobre ella el azúcar, cinco cucharadas más o menos, seguidamente intentamos poner una porción equivalente de agua y añadimos las gotitas de limón.

Lo dejamos sin remover al principio, pues si lo hiciéramos el azúcar se apelmazaría. Cuando empiece a formar algunas burbujas y a cambiar de color es cuando debemos comenzar a remover, preferiblemente con una cuchara de madera. Una vez este listo con el color miel característico del caramelo lo reservamos y lo dejamos templar.

Tras esto lo añadimos al molde y lo cubrimos por completo, intentando que llegue bien a las paredes.

En otro bol ponemos el pan a remojo, añadimos la leche que falta, los huevos y lo que quede de azúcar. Usaremos la batidora para terminar de mezclarlo todo bien y así nos evitamos que el pan quede en grandes trozos o grumos. Tras esto lo vertemos todo en el molde.

Precalentamos el horno a 180ºC y, una vez este listo, introducimos el molde. Lo dejamos hornear durante tres cuartos de hora aproximadamente, preferiblemente al baño maría. Una vez este listo lo desmoldamos y lo dejamos enfriar y ya podremos disfrutar de este postre.

Sigue la página Recetas
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!