Calificado como estilo 'Rock'n Roll' [VIDEO] por el propio Jürgen Klopp, la temporada del conjunto inglés empezó siendo un frenesí de sensaciones dispares durante los primeros meses. De hecho, en los primeros tres partidos de la Premier League ya había anotado 8 tantos, incluyendo aquella victoria por 4-0 frente al Arsenal.

Sin embargo, la derrota por 5-0 frente al Manchester City les hizo entrar en una dinámica en la que perdieron demasiados puntos como para optar al título en la competición doméstica. Y pese a generar muchas ocasiones de gol frente a Sevilla y Spartak de Moscú en la Champions League [VIDEO], no pudieron ganar a ninguno de estos rivales, complicándose momentáneamente la clasificación para la siguiente ronda.

Aun así, los 10 goles anotados en el doble enfrentamiento frente al Maribor les sirvió de lanzadera, y aunque empataron en el Sanchez Pizjuán tras ir ganando 0-3 al descanso, la victoria final por 7-0 ante el Spartak en Anfield les valió para acabar primeros en su grupo.

Coutinho y Van Dijk

Mientras tanto, el Liverpool había comenzado a despuntar en la Premier League para tratar de asegurar una plaza entre los cuatro primeros. Pero la venta del brasileño Coutinho, un jugador que fue clave en el subcampeonato logrado en 2014 [VIDEO] y uno de los símbolos del equipo, parecía extender un halo de pesimismo alrededor del conjunto inglés.

Sin embargo, Jürgen Klopp decidió no sustituirle en el mercado de fichajes, y en cambio, forzó para la llegada del holandés Van Dijk, que estuvo cerca de recalar en el conjunto inglés durante el verano anterior.

De esta manera, el Liverpool mejoró considerablemente en defensa, y jugadores como Alexander-Arnold, Robertson y Lovren han mostrado su mejor versión en esta segunda parte de la temporada.

Y en cuanto a la posición de Coutinho, ha sido ocupada por Oxlade-Chamberlain, que ha estado especialmente brillante frente al Manchester City en los dos partidos jugados en Anfield. Porque tanto en la Premier League como en la Champions League, el antiguo jugador del arsenal anotó y fue el nexo entre el centro del campo y la delantera del conjunto red.

Un ataque para la historia

Tras anotar 40 goles en la competición, el Liverpool ha regresado a una final de la Copa de Europa. De esta manera, el tridente formado por Firmino, Salah y Mané suma 29 goles y se ha convertido en el más prolífico en la historia de la competición, por delante de la BBC del Real Madrid o de la MSN del Barcelona.

De hecho, todos ellos anotaron en la ronda de octavos, cuartos y semifinales, y han sido indudablemente el factor diferencial en un conjunto entrenado brillantemente por Jürgen Klopp.

Mención especial para el alemán, que logró alcanzar la final en 2013 con el Borussia Dortmund con un estilo de Fútbol muy similar al que ha implementado en el equipo británico.

Y tras derrotar al Brighton por 4-0 y asegurar un puesto en la próxima edición de la Champions League, quedan doce días para preparar el duelo frente al rey de Europa, en un duelo que promete ser frenético debido a la vocación ofensiva de Real Madrid y Liverpool.