Comenzó la primera edición de la Supercopa de España celebrada en Arabia Saudí y el conjunto entrenado por Zidane se encargó de dar lustre a la primera semifinal de esta competición. Con un equipo inicial formado por Casemiro, Valverde, Modric, Kroos e Isco, la premisa era controlar la posesión del balón para dominar el encuentro. De hecho, según datos de Opta, el Real Madrid tuvo un 92,61% de precisión en la entrega, y no intentaba tantos pases en un encuentro desde septiembre del 2018.

En esta tesitura de partido, jugadores de la calidad de Isco, Modric y Kroos brillaron especialmente.

Además de anotar los tantos en el encuentro frente al Valencia, los tres centrocampistas se asociaron constantemente y, gracias al trabajo inconmensurable de Valverde y Casemiro, ejercieron el control que impusieron durante la semifinal.

Precisamente, Isco logró su récord de pases intentados en un partido con el Real Madrid, 102 y el de pases acertados, 96. Es una muestra más de la mejora de un jugador que el año anterior parecía condenado al ostracismo y que, sin embargo, fue titular en el Camp Nou y está recuperando su mejor nivel.

Gol olímpico para inaugurar el torneo

El partido comenzó con un ritmo lento, el Real Madrid controlaba la posesión mientras que el Valencia apenas sufría. Pero el tanto inolvidable de Kroos cambió el devenir del partido. En un saque de esquina, el jugador alemán fue capaz de anotar un gol olímpico para asombro de los presentes en el estadio.

Tras ello, el Real Madrid prefirió atacar en lugar de defender, y fruto de ello llegó el tanto de Isco para noquear al Valencia, que ofreció una falta de ambición inquietante para un equipo que se clasificó como primero de grupo en la Champions League.

Ciertamente, la falta de Rodrigo fue un lastre insuperable para el conjunto entrenado por Celades, y solo fue capaz de anotar tras un penalti señalado tras la revisión del VAR en los últimos instantes de encuentro. Anteriormente, Modric había dejado otra muestra de su calidad con un tanto espectacular, para sellar una actuación memorable en conjunto. Ahora, Barcelona o Atlético de Madrid esperan en la final.

El Atlético de Madrid ante su némesis

Aunque los colchoneros lograsen eliminar al Barcelona en dos ediciones de la Champions League, en los años 2014 y 2016, la realidad es que a Simeone nunca se la ha dado bien enfrentar a los catalanes. De hecho, solo ha obtenido dos victorias frente al Barcelona, que ocurrieron precisamente en esos duelos de la competición europea. En el resto de partidos, solo ha podido lograr algunos empates, pero normalmente el Barcelona ha salido victorioso de esos encuentros. Aunque uno de esos empates le valió al Atlético de Madrid para ganar la liga en el Camp Nou en 2014.

Por otra parte, el Barcelona llega ofreciendo mejores resultado que juegos, y las críticas al técnico Valverde han ido creciendo en los últimos tiempos. Sin embargo, con un equipo liderado por Messi y acompañado por Suárez y Griezmann, el conjunto catalán sigue siendo un conjunto temible en cualquier torneo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!