Como sucedió en 2005, cuando el equipo comandado por Rafa Benítez eliminó a Juventus, Chelsea y Milán para proclamarse campeón de Europa por quinta vez, el conjunto que ahora entrena #Klopp [VIDEO] no estaba entre los favoritos para llegar a las últimas rondas de la competición.

Sin embargo, tras eliminar de manera contundente al Manchester City [VIDEO] y ser el equipo más goleador del torneo, el Liverpool se ha presentado en las semifinales como uno de los equipos que ha ofrecido un fútbol más atractivo durante está edición de la Champions League.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Fútbol

Por otra parte, todo es fruto del crecimiento de un conjunto que, tras perder a Suárez en 2014 y a Gerrard y a Sterling en 2015, parecía volver al abismo que se había abierto tras la paulatina marcha de Xabi Alonso, Mascherano, Fernando Torres y Rafa Benítez.

Pero ahí surgió la figura de Jürgen Klopp, que fue nombrado entrenador del equipo inglés en octubre de 2015 y que, desde entonces, ha ido moldeando un conjunto que se asemeja al Borussia Dortmund que una vez entrenó.

Klopp y el estilo ofensivo

Pese a que tomó las riendas del equipo inglés cuando la temporada ya había comenzado, fue capaz de implantar su idea de fútbol dinámico y de presionar constantemente a las defensas rivales. De esta manera, alcanzó la final de la Copa de la Liga y de la Europa League.

Y aunque fue derrotado en ambas ocasiones, jugadores como Firmino y Coutinho empezaron a dar señales de que el equipo estaba creciendo a pasos agigantados. Así, el Liverpool finalizó cuarto durante la siguiente temporada, ganándose el derecho a participar en la Champions League del año próximo.

Para ello, la incorporación de Mané fue clave a la hora de apuntalar el equipo en la parcela ofensiva.

En busca de la sexta copa de Europa

Si bien el Liverpool fue capaz de superar en la tabla a conjuntos como Manchester United y Arsenal, Klopp sabía que, para competir en el torneo más importante del continente, debía reforzar el equipo. Entonces, Salah fue el elegido, y el egipcio ha sido nombrado como el mejor jugador de la Premier League.

Además, sus 41 goles han sido fundamentales para que el equipo inglés esté en semifinales del torneo y, además, en tercera posición de la Premier League. También, la incorporación del defensa Van Dijk en el mercado invernal ha sido clave para la mejora del conjunto en defensa.

Todo ello, para un grupo que vendió a Coutinho hace unos meses y que, para sorpresa de muchos, Klopp decidió no buscar recambio. Porque con una medular que combina calidad y músculo integrada por Milner, Henderson y Chamberlain, y un ataque en el que Firmino, Salah y Mané están entre los cinco máximos goleadores de la Champions League, el conjunto inglés está a un paso de la final.

Sin duda, otro éxito de Klopp, que fue capaz de ganar dos títulos de la Bundesliga ante el poderoso Bayern de Munich, y que ahora, ha colocado al Liverpool de nuevo en las últimas rondas de la competición. Un entrenador que lo tiene todo para grabar su nombre entre las leyendas de Anfield Road.