Esta mañana, la BBC británica adelantó lo que en el foro interno de la sede de Mclaren era un secreto a voces, Tim Goss, el Director Técnico y principal responsable del diseño del nuevo bólido de los británicos, ha sido destituido.

Tras el desastroso inicio de temporada, y ya con el motor Renault a la zaga del nuevo monoplaza, no cabían más excusas de cara a la falta de rendimiento y carencias, anteriormente asumidas por la falta de potencia y fiabilidad del propulsor Honda.

El coche con el que McLaren compite actualmente, no es en realidad el coche de 2018, sino una evolución del MCL32 del pasado año, como ya adelantó Eric Boullier, Jefe de Equipo, hace unos días.

Debido a la tardía ruptura de contrato con el motorista japonés, recordemos el pasado GP de Singapur, McLaren comprometió a sus empleados en Woking a tener un nuevo bólido al que adaptar otro motor, con diseño y necesidades de refrigeración distintas, fuera de plazo.

Teniendo en cuenta que los principales equipos ya tenían bastante avanzado el diseño del monoplaza del actual año, ante la falta de capacidad competitiva en el duelo Mercedes/Ferrari, la situación era algo más que extrema.

Resultado final

El resultado final, es lo que vimos en los pasados test de Barcelona, un MCL33 que nació con prisas y casi como un clon del MCL32, pero con una suspensión trasera renovada y algunos detalles aerodinámicos novedosos, pero no rompedores, como para poder desafiar al "Big Three" que actualmente domina la F1, Mercedes, Ferrari y Red Bull, y que además padecía de sobrecalentamiento por mal diseño e instalación del motor Renault.

Todo ello ha precipitado la decisión, por parte del Consejo de Administración de McLaren, de destituir a Tim Goss, responsable del diseño del actual monoplaza, junto al jefe de aerodinámica Peter Podromou. Goss fue fichado por los británicos en 1990 y había participado de los éxitos de la escudería cosechados tras la era Senna/Prost, participando en el diseño de bólidos campeones como los de Mika Häkkinen o Lewis Hamilton.

Peter Podromou puede ser el siguiente

Parece ser, según apunta la BBC, que si no funciona la esperada actualización del MCL33 en Barcelona, la conocida internamente como "T2", y de la que prometen rendimiento en igualdad a Red Bull, el siguiente en ser destituido será Peter Podromou y en su lugar fichar a James Key, actualmente en Toro Rosso, antiguo anhelo de Zak Brown y candidato a sustituir a Adrian Newey en Red Bull.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más