9 Curiosidades para conocer a Tintoretto en la celebración de su 500 aniversario

El Palacio Ducal de Venecia acoge una retrospectiva de uno de sus autores renacentistas más destacados hasta el próximo 6 de enero

1

Tintoretto es un apodo

Su nombre real es Jacopo Comin (Venecia, 29 de septiembre de 1518-Venecia, 31 de mayo de 1594). El nombre de Tintoretto se debe a que su padre tenía una tintorería (el pequeño tintorero). A lo largo de su vida recibió otros apodos como Jacopo Robusti, por la defensa que hizo su padre de las puertas de Padua o Il Furioso, por su apasionada manera de pintar.

2

Comenzó a pintar de muy niño

Tintoretto fue el mayor de 25 hermanos, de pequeño se entretenía pintarrajeando las paredes del taller de su padre, que pronto descubrió el talento innato de su hijo y lo llevó a aprender al taller de Tiziano cuando contaba con 16 años y Tiziano 56.

3

Tintoretto admiraba la obra de Tiziano, pero nunca se llevaron bien

De Tiziano, Tintoretto aprendió a utilizar el color y las sombras pero siempre mantuvieron una relación distante, hasta el punto que Tiziano lo expulsó de su taller. Según las versiones por el carácter indómito y obstinado de Tintoretto o por la envidia de Tiziano por su facilidad para pintar.

4

El diseño de Miguel Ángel y el colorido de Tiziano

Este es el lema que Tintoretto colgó en su taller, recogiendo las cualidades de los dos pintores que más admiraba y que intentó con éxito fusionar en su propia obra.

5

Un matrimonio tranquilo y una hija de otra mujer

En 1550, Jacopo se casó con la hija de un noble veneciano, Faustina de Vescovi, que probablemente le dio dos hijos varones y cuatro mujeres, Faustina aprendió a llevar el rudo carácter de su marido. Antes de su matrimonio, Tintoretto había tenido una hija llamada Marietta, que era una gran retratista. Se dice que a los 15 años acompañaba a su padre al taller vestida con ropas de hombre. Desafortunadamente murió con tan solo 30 años. Su hijo Doménico también se dedicó a la pintura.

6

El Paraíso, una obra excepcional

Actualmente en el Museo Thyssen- Bornemisza, el Paraíso fue considerado el cuadro en lienzo más grande del mundo, con unas dimensiones de 22,6 x 9,1 metros, concebido en principio para la pared este de la Sala del Consejo Mayor en el Palacio Ducal. En la actualidad es una obra múltiplemente estudiada, en la que se ve el reflejo de toda la creatividad y espíritu artístico de Tintoretto, pero en su época fue una obra incomprendida, tachada de grandilocuente y fallida.

7

Tintoretto, un gran publicista

En una época donde los artistas tenían que competir por hacerse un hueco y exponer su obras para ganar más encargos, saber venderse era clave. 5 pintores fueron invitados a presentar sus proyectos para decorar la Sala dell’Albergo de la Escuela u Hospital de San Roque en Venecia. Tintoretto directamente llevó la obra terminada, conocedor de las normas que impedían a la Iglesia rechazar una donación. Ante las quejas de los otros artistas, Tintoretto donó el cuadro que quedó expuesto.

8

Una vida dedicada al trabajo

Tintoretto tenía una capacidad de trabajo admirable, por lo que aceptaba muchos encargos, lo que le llevó a dejar una producción de más de 300 obras de diferentes temáticas: religiosa, histórica, mitológica. Sus composiciones teatrales y dinámicas y su gran manejo de la luz son las características principales de las obras que fue realizando en la ciudad de Venecia.

9

Un legado retomado por pintores de nombre ilustre

Tintoretto fue un magnífico contador de historias a través de sus cuadros, en los que destaca también el sofisticado uso del color. Esto lo supieron apreciar bien pintores posteriores como El Greco, Rubens o Velázquez

Haz clic para leer más y ver el video
o bien