Según Peter Noble, microbiólogo de la Universidad de Washington en Seattle, hay vida después de la muerte, al menos durante los próximos cuatro días. El profesor Noble en un Estudio realizado en ratones y peces encontró que cientos de genes continúan funcionando incluso después de la muerte, y algunas de las funciones vitales luego sobreviven a la muerte. El estudio fue publicado en la revista BioRxiv, que no requiere la revisión de la comunidad científica, y se cita en el sitio web de la revista Science.

El descubrimiento podría mejorar la técnica para preservar los órganos destinados al trasplante. Arne Traulsen, del Instituto Max Planck de Biología Evolutiva, también expresó su entusiasmo por la investigación relacionada con el futuro. "Creo que este podría ser el comienzo de un análisis mucho más detallado sobre cómo se cierran los procesos después de la muerte del organismo", explicó Traulsen a Seeker.

La vida continúa después de la muerte en el ADN

Algunos genes de funciones vitales podrían sobrevivir después de la muerte. La sangre humana y las células hepáticas de personas fallecidas se han probado en el pasado, y algunos estudios han indicado que la actividad genética continuó. De ahí el estudio del Prof. Noble, que fue en busca de una posible actividad post-mortem de alrededor de 1000 genes en el pez cebra y los ratones.

Bueno, algunos cientos de estos genes han seguido viviendo, trabajando y funcionando en los peces durante al menos cuatro días después de la muerte.

Entre los genes activos están aquellos que realizan actividades necesarias para el cuerpo en tiempos de emergencia, pero también genes relacionados con el desarrollo del embrión y que permanecen en silencio después del nacimiento, aparentemente permanecerían encendidos, así como genes que facilitan el desarrollo de tumores .

Oportunidades para trasplantes

Este descubrimiento podría dar esperanzas a los pacientes que esperan el trasplante y a los mismos médicos, dada la falta de órganos disponibles para quienes necesitan un trasplante y largas listas de espera, la prueba ha demostrado que el ADN puede despertar el sistema. Sistema inmune en las horas posteriores a la muerte, permitiendo la supervivencia de genes que podrían "dar vida".

Recordemos que en el mundo hay miles de personas esperando por un trasplante, solo en Italia hay alrededor de 30 mil. Según la AIDO en Italia, cientos de personas han muerto esperando el trasplante.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más