Toxoplasmosis es un término que muchas veces empezamos a tener en cuenta solo cuando queremos tener un bebé o cuando nos encontramos en el inicio de un embarazo [VIDEO]. Giran muchas creencias alrededor de la toxoplasmosis, algunas falsas y transmitidas de generación en generación y otras ciertas.

¡¡No tenéis que deshaceros de vuestro amigo de 4 patas!!

Para poneros un ejemplo muy claro, algunas mujeres todavía piensan que tienen que quedarse sin su gato (o incluso el perro) cuando esperan un bebé, convencidas de que la mascota puede infectar a la futura madre (y al feto) incluso con su presencia en casa. Intentamos aclarar esto.

¿Qué es la Txoplasmosis?

La toxoplasmosis es una enfermedad causada por un parásito específico: toxoplasma gondii. Este parásito puede transmitirse de animales a humanos, a través de algunas formas específicas de contagio: las heces de gato (o del perro que sufre de toxoplasmosis) o la carne cruda y vegetales contaminados por heces de gato (o perro).

La toxoplasmosis, si no estamos embarazadas y nuestro sistema inmunológico es saludable, no implica ningún riesgo o problema en particular.

Tanto es así que una buena parte de la población posee anticuerpos porque lo han contraído durante su vida sin acusar ningún síntoma. Sin embargo, la toxoplasmosis contraída durante el embarazo se vuelve muy peligrosa.

Toxoplasmosis en el embarazo

La toxoplasmosis contraída durante el embarazo, puede causar problemas graves tanto en el curso de la misma gestación como en el desarrollo del feto. El parásito se transmite de la madre al feto a través de la placenta.

Los riesgos relacionados con la toxoplasmosis en el embarazo son el aborto en las primeras semanas y problemas como retraso del desarrollo mental del niño. Por lo tanto, es esencial que la futura madre se someta al análisis previsto cuando una Mujer se queda embarazada.

La investigación de anticuerpos contra la toxoplasmosis (toxoplasma igG) está prevista en el protocolo de salud y se incluye en los exámenes gratuitos solicitados por la mujer al comienzo del embarazo.

Si los análisis resultan en IgG mayor a 0.65, entonces la futura madre ya contrajo toxoplasmosis durante su vida y tiene anticuerpos para tratar el parásito. Si estos valores son inferiores a 0,55, la mujer embarazada deberá seguir cuidadosamente algunas normas de higiene y alimentos para no entrar en contacto con el parásito.

Con valores incluidos en el rango intermedio (0.55-0.65), hablamos de "duda" y, por lo tanto, es bueno actuar como si los resultados de los análisis fueran negativos.

Síntomas de toxoplasmosis

Pero, ¿cómo ocurre la toxoplasmosis? En condiciones inmunes normales y no hay embarazo, el parásito permanece en silencio de por vida (latente). De hecho, no nos damos cuenta de que hemos entrado en contacto con él.

Sin embargo, si el sistema inmune está debilitado o si existe embarazo [VIDEO] los síntomas de la toxoplasmosis pueden ser: fiebre, dolor de garganta, ganglios linfáticos inflamados, dolor muscular, dolor de cabeza y agotamiento. Por lo tanto, una sintomatología común a la mayoría de las infecciones bacterianas o virales. Eso hace que no sea fácilmente reconocible.

Cómo se transmite la toxoplasmosis

La toxoplasmosis se transmite exclusivamente al entrar en contacto directo con el parásito o al ingerirlo. El parásito vive en las heces de los animales, incluyendo perros y gatos (incluso el perro puede contraer la toxoplasmosis si entra en contacto con heces de gato o come alimentos contaminados infectados), con la carne cruda, la leche cruda (sobretodo en la transmisión entre animales) y en vegetales crudos no lavados cuidadosamente.

Entonces, si tienes gatos o perros, la única regla que debes tener en cuenta es proteger tus manos cuando cambias la arena o cuando llevas al perro a hacer sus necesidades. Y lavarse bien las manos una vez que se complete la operación. Se debe tener la misma precaución cuando se lleva a cabo trabajos de jardinería (guantes y lavado de manos).

Tener gatos o perros en la casa y abrazarlos no expone a la futura madre a la toxoplasmosis. En cambio, es importante que el gato no se meta en los estantes de la cocina ni en la mesa.

Toxoplasmosis: qué es lo que no hay que comer

Si la futura madre no tiene anticuerpos contra la toxoplasmosis, es importante que siga algunas reglas dietéticas para no correr el riesgo de entrar en contacto con el parásito.

La primera regla de oro se refiere a las verduras y frutas, aparentemente inofensivas. Durante el tiempo del embarazo, e incluso más allá, es importante asegurarse de que las verduras crudas se laven bien antes de su consumo. Incluso los utensilios utilizados para cocinar.

Además, no se deben comer alimentos crudos ni carne. Sobre todo: cerdo, cordero y ternera crudos. A parte de las salchichas. Incluso si el jamón cocido es, por definición, "cocido", aún puede estar en contacto con el parásito.7

Es muy importante cocinar bien todo y evitar la leche cruda y el queso.

Tratamiento de la toxoplasmosis

En el embarazo, la toxoplasmosis debe prevenirse porque, una vez reconocida, ya ha causado un daño grave. En condiciones inmunológicas normales y en ausencia de embarazo, la toxoplasmosis se resuelve sola, no produce síntomas obvios y no requiere terapias particulares. En todos los demás casos, sin embargo, el tratamiento se basa en antibióticos y antipalúdicos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más