Cuando la madre empieza a notar los movimientos de su bebé en su interior es uno de los momentos más felices de la vida de cualquier madre.

El embarazo es un período único y especial que tiene muchas etapas hermosas. Pero este primer momento se podría decir que es el inicio de todo, el momento que todas las madres experimentan con más ilusión y amor. Es un momento lleno de magia, porque es el primer contacto real y concreto con el bebé.

Primeros movimientos en el vientre: ¿cuándo pueden empezar a notarse?

El feto comienza a moverse en el vientre de su madre bastante temprano, mucho antes del cuarto mes, pero es demasiado pequeño y sus movimientos no son lo suficientemente grandes para ser percibidos.

Estadísticamente, de hecho, la mayoría de las mujeres comienzan a sentir los primeros movimientos de su bebé entre el cuarto y el quinto mes de embarazo (o entre la semana 16 y la semana 20), cuando el tamaño del niño comienza a aumentar.

Durante la semana 16 o 17, el bebé comienza a hacer movimientos simples, como llevar las manitas a la boca. Al final de la semana 18 comienza a usar los pies, apoyándose contra la pared del útero para empujar.T

odas estas manifestaciones del niño por nacer, en la jerga médica, se llaman MAF (movimientos activos fetales ) y están siempre presentes en los informes de ultrasonido. Por eso muchas madres no lo notan en su cuerpo pero lo ven en el momento de ir a la visita del ginecólogo.

¡No somos todas iguales! Como ya he comentado, el primer movimiento de nuestro bebé puede notarse aproximadamente entre la semana 16 y la semana 20, así que no hay reglas precisas y exactas, pero sí orientativas.

¿Cuáles son los factores que determinan estas diferencias de mujer a mujer?

La razón principal por la cual una nueva madre puede sentir los primeros movimientos fetales antes que otra es sobretodo el estilo de vida de la Mujer. ¡El ritmo de los días tiene mucho más peso del que creemos!.

De hecho, si la futura madre lleva una vida tranquila, con momentos de relax y escucha su propio cuerpo, habrá más posibilidad de sentir cada pequeño movimiento y patadita o giro del bebé.

Un nivel de estrés demasiado alto puede representar un pequeño obstáculo para percibir los movimientos del bebé, ya que podría causar una contracción del músculo uterino.

Finalmente, la experiencia, como en todo en la vida, significa mucho. Si, por ejemplo, si hablamos con una madre que espera al segundo hijo seguro que nos cuenta que con el pequeño notó los movimientos más tarde. ¡No es nada extraño! De hecho, una mujer que ya ha tenido un hijo se enfrenta a un segundo de una manera más serena y consciente, porque ya sabe qué ocurre.

¿Cómo y cuánto se perciben los movimientos del bebé en el bebé?

Cada niño tiene un ritmo personal, determinado ante todo por su propia naturaleza. Hay Niños más "activos" y otros más tranquilos, igual que ocurre cuando ya han nacido. ¡Una madre aprende a conocer pronto el carácter de su bebé por los movimientos que percibe!

Aunque por norma general, inicialmente, los movimientos fetales pueden parecer muy leves, difíciles de reconocer porque son similares al parpadeo. A medida que se vaya haciendo más grande los movimientos serán cada vez más claros .Finalmente, durante el tercer trimestre, el niño tendrá menos espacio disponible. Pero continuará moviéndose. En el último mes tiene tan poco espacio que los movimientos se hacen menos notables.