En los últimos años, el entrenamiento intervalado de alta intensidad (HIIT) ha suscitado mucho interés científico, porque fue más efectivo para mejorar las habilidades aeróbicas y anaeróbicas, en comparación con los ejercicios prolongados con una intensidad estable y moderada. En un trabajo publicado en junio de 2016 en la revista Obesity Reviews, se realizó un análisis de 9 estudios clínicos, en el que se realizó la eficiencia del entrenamiento HIIT, en 274 adolescentes obesos jóvenes, con edades comprendidas entre 6 y 17 años.

Años.

Un ejemplo de este entrenamiento cardiovascular mixto incluyó trabajo de intensidad moderada (metabolismo aeróbico), a una frecuencia cardíaca alrededor del 50-60% de la frecuencia cardíaca máxima (de 1 a unos pocos minutos), seguido de un trabajo intenso, a los 80 -90% de la frecuencia cardíaca máxima durante 30-60 segundos (metabolismo anaeróbico); luego nuevamente un período de recuperación, a la frecuencia cardíaca inicial; el ciclo se repitió durante un total de 20 minutos.

Los resultados fueron sorprendentes en poco tiempo: disminución de la presión sistólica de 3.6 mm Hg y masa grasa, aumento de la ingesta de oxígeno de 1.92 ml / kg / min y eficacia cardíaca, en un período de entre 4 y 12 semanas, más bajo que el de la actividad aeróbica clásica (intensidad moderada y ritmo cardíaco constante, con una duración de 40-60 minutos).

Recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud)

Los investigadores recomiendan 150 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada, una semana o 75 minutos de entrenamiento vigoroso o una combinación moderada-vigorosa para niños y adultos.

También incluyen ejercicios de resistencia y estiramientos, dos veces por semana o más frecuentemente. Se pueden lograr mayores beneficios para la salud aumentando la actividad física aeróbica moderada, por encima de los 300 minutos por semana o la actividad física vigorosa, por encima de los 150 minutos por semana.

Se observa que la actividad física insuficiente, aumenta el riesgo de diabetes tipo 2, a desarrollar obesidad y las enfermedades cardiovasculares (hipertensión y la enfermedad cardíaca coronaria), problemas con el sistema locomotor y los trastornos emocionales (ansiedad, trastorno bipolar, trastorno obsesivo-compulsivo, psicótico).

Afortunadamente, no es obligatorio registrarse en el gimnasio para mantenerse en forma. Cuando hablamos de actividad física, no debemos pensar solo en deportes o ejercicios estructurados o repetidos, sino todas las oportunidades de movimiento que ocurren durante el día. También optar por preferir las escaleras al ascensor o moverse en transporte público en lugar de en automóvil privado lo ayuda a mantenerse físicamente activo y saludable.

Lo que importa es aumentar el ejercicio aeróbico de intensidad moderada y no dejar caer un mínimo de actividad física por debajo del nivel. Obtenga más información gracias al asesoramiento de los médicos del Policlínico "A. Gemelli" en la iniciativa "Viaje al corazón del problema", con tecnología de Danacol .

Análisis de estudios clínicos

Investigadores del Laboratorio de Ciencias de la Actividad Física, El Deporte y la Salud, Universidad de Santiago de Chile, demostraron la efectividad del entrenamiento HIIT sobre los factores de riesgo cardiometabólico en niños obesos.

El trabajo se realizó con diversos deportes (ciclismo, caminar, nadar). El resultado es un método poderoso para la mejora de la aptitud cardiorrespiratoria y la función vascular, medida por la arteria braquial diámetro mediada por el flujo de sangre (oro prueba estándar más común, no invasiva) y biomarcadores asociados con la función endotelial vascular (estrés oxidativo, colesterol, resistencia a la insulina e inflamación), antes y después del trabajo.

La disfunción vascular es un parámetro importante, ya que es un precursor de la cascada aterosclerótica y aumenta la susceptibilidad a eventos cardiovasculares, como infarto de miocardio. La actividad física, por lo tanto, basada en ejercicios continuos o cambios de intensidad, realizados regularmente, produce beneficios en los parámetros bioquímicos y antropométricos (mejora de la circunferencia abdominal y el índice de masa corporal). Siempre es bueno, sin embargo, ser seguido por un entrenador personal para sus necesidades.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más