Aproximadamente 10 personas que se encontraban visitando los alrededores del río Raganello en Italia han muerto a causa de la crecida de este. Los excursionistas del lugar fueron sorprendidos por una fuerte lluvia que ocasionó el desbordamiento del río.

Los cuerpos de emergencia de la región italiana de Calabria encontraron los cuerpos de los turistas fallecidos, entre ellos estaba una joven de 14 años de edad. Una persona fue trasladada al hospital, sin embargo falleció en horas de la noche. Protección Civil aún sigue buscando a más viajeros, según la información proporcionada.

Otros datos relevantes acerca del rescate

Aparte de los fallecidos, también hay algunos heridos. Todavía no se sabe la nacionalidad de las personas que murieron, pero se presume que son italianos. Los heridos rescatados fueron del parque Pollino y han sido trasladados al hospital. En el rescate fueron salvadas más de 20 personas y también algunos niños. Uno de ellos tenía hipotermia y fue trasladado de inmediato al hospital para recibir atención médica. Algunos de los excursionistas venían de la región de Lombardía.

Lo ocurrido es algo inusual, puesto que normalmente la crecida del río ocurre solo en invierno, y nunca en estas fechas. Así lo ha afirmado Luca Franzese, responsable del equipo de rescate. El nivel del agua se elevó a dos metros de forma rápida, por lo que las personas afectadas no pudieron tomar las previsiones correspondientes, ya que se trababa de una situación inesperada.

Ni siquiera estaba lloviendo en ese lugar. El mal tiempo sorprendió a todos los presentes.

Comenta uno de los rescatados que llegó una avalancha de agua de forma inesperada y que no tuvo tiempo para refugiarse. No obstante, fue una suerte el haber salido ileso de la situación. En el grupo de fallecidos habían 4 hombres y 6 mujeres. Uno de los hombres que murió fue un guía de la zona, el cual se encargaba de dirigir los grupos de visitantes que asistían al parque, su nombre era Antonio De Rasis.

Continúa la búsqueda de personas

Al parecer, todavía hay cinco personas desaparecidas. Algunas han sido rescatados por helicópteros ya que la zona está llena de barrancos y de saltos de agua. Muchos han sido encontrados entre las rocas y en el “Puente del Diablo”.

El parque cuenta con un área de aproximadamente 1.600 hectáreas y es muy visitado por deportistas que se dedican a realizar senderismo y deportes acuáticos.

El cañón es de 13 kilómetros de largo y con rocas que superan los 500 metros de alto.

Las fuertes lluvias han cesado y el torrente del río ha disminuido considerablemente. Las acciones de búsqueda aún continúan, incluso no se detendrán durante la noche. Se piensa que algunas personas pudieran todavía estar refugiadas dentro del parque.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!