Un temblor de 7.3 en la escala de Richter azotó el este de las costas de Venezuela. El nerviosismo reinó en las calles luego de que el movimiento telúrico tuviera lugar la tarde de este martes. El sismo, con epicentro a 400 kilómetros de la capital venezolana, no dejó víctimas fatales, pero si obligó a salir de sus hogares a numerosos habitantes. El evento que se hizo sentir en varias ciudades del país petrolero, también se hizo sentir en Colombia, Trinidad y Tobago e Islas del Caribe.

Los Servicios Geológicos estadounidenses reportaron que el sismo se registró a 123.2 kilómetros de profundidad, y a 20 kilómetros de un poblado llamado Yaguaraparo, ubicado en el estado Sucre.

Al final de la jornada los venezolanos desconocían la gravedad de los daños que el temblor había dejado a su paso. Sin embargo, algunos medios de prensan reseñaban el estropicio de infraestructuras en Caracas.

Daños en la infraestructura

Entre las mas significativas se encuentra la torre de David. Se trata de un edificio cuya construcción no fue concluida en los años noventa, y sus últimos cinco niveles, de 45 que posee, colapsaron adoptando una inclinación que se aproxima a los 45 grados. Por años, cientos de familias habitaron este rascacielos, pero en el 2015 la gran mayoría fue obligada a desalojar la estructura. En este mismo sentido, la información que ha estado circulando cita averías que se registraron en el edificio Girasol, una edificación ubicada en la parte centro-norte de Caracas, donde la fachada de dicha construcción se vino abajo sin dejar víctimas.

Un temblor de extremo a extremo

En las regiones costeras del país, fue donde se sintió el movimiento con fuerza mayor, puntualmente en el estado Anzoátegui, Nueva Esparta y Sucre, pero también las regiones centrales de Aragua, Carabobo y Miranda. En la zona occidental de Falcón y Zulia se generaron reportes donde señalan haber sentido el temblor los habitantes, así como también en el estado Bolívar, ubicado al sureste de Venezuela.

La magnitud del sismo fue tal que, localidades de países vecinos como Colombia y Ecuador pudieron sentir el temblor. El aeropuerto de Bogotá cerró por alrededor de diez minutos para inspeccionar si la pista había sufrido algún daño, según informó la Aeronáutica Civil, pero actualmente se encuentra operando con normalidad.

Néstor Reverol, ministro venezolano de Interior y Justicia, recalcó que no se reportaron víctimas del temblor.

Así mismo, comunicó que se entablaron contactos con los diferentes gobernadores para evaluar los daños ocasionados. También hizo un llamado a la calma a través de la televisora oficial, donde también aseguró que se había activado un equipo para evaluar los riesgos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!