El rey Juan Carlos I gastó ocho millones de euros de origen opaco en más de una decena de vuelos privados entre 2009 y 2018, por lo que parte de ellos se efectuaron cuando todavía no había abdicado del cargo, pero tras su marcha, cuando el mando lo tomó su hijo, el rey Felipe VI, los viajes aumentaron. Entre sus destinos se encontraban República Dominicana, Bermudas, Canadá, Bahamas, Kuwait y Abu Dabi, y tuvieron lugar hasta mayo de 2018.

Los viajes de placer de Juan Carlos I a América del Norte, el Caribe y Oriente Medio

Juan Carlos I habría utilizado los ocho millones de euros de la Fundación Zagatka -sociedad dirigida por su primo, Álvaro de Orleans-Borbón y que habría utilizado para ocultar comisiones e ingresos ilegales- según publica este martes el diario El Confidencial que ha podido tener acceso a los documentos de pago de los vuelos a América del Norte, el Caribe y Oriente Medio entre los años 2009 y 2018.

En esos documentos se ha podido observar que Juan Carlos I, visitó por dos veces Santo Domingo, hizo un vuelo privado desde Santiago de Compostela a Vancouver en el que también viajo la tripulación del ‘Bribón’ –el barco con el que rey emérito competía en las regatas- para concursar en el campeonato del mundo y un tour por el Golfo Pérsico.

Juan Carlos I y Felipe VI vinculados a la Fundación Zagatka

Según los documentos aportados por el diario, la Fundación Zagatka de la que el Rey Juan Carlos I hizo uso para pagar sus viajes de lujo por el extranjero, con domicilio en Liechtenstein, está siendo investigada por el fiscal suizo, Yves Bertossa, y fue creada en 2003 con un capital de 9.000 euros y ha llegado a administrar 14 millones, según ha podido saber El País.

Como se conoció el 8 de noviembre, tanto Juan Carlos I como el rey Felipe VI y sus hermanas, Elena y Cristina de Borbón, han dejado de estar ligados a los fondos de esta fundación.

Los viajes de Juan Carlos I, en detalle

El Confidencial en sus documentos detalla los pagos que la Fundación Zagatka realizaba a compañías privadas de vuelos como Tag Aviation, de origen suizo, o Netjets UK Ltd, británica.

La primera recibió en 2010 casi un millón de euros en diferentes transferencias, pero no hay constancia de las rutas que eligió el rey emérito.

Para el 2011, Juan Carlos I cambió de compañía y eligió a Vistajet Aviation Services, que recibió del monarca 576.310 euros. El uso de estos viajes privados se vio paralizado hasta noviembre de 2014, después de su abdicación, para entonces contratar los servicios de otra empresa, Air Partner.

En este caso, solo aparecen en los contratos el número de personas que vuelan con el monarca y en dos de ellos, el Palacio de la Zarzuela como dirección del cliente, además del nombre de Vicente García Mochales, jefe de la escolta personal.

Con esta última compañía, constan un viaje a Abu Dabi en noviembre de 2016 por valor de 171.504 euros, otro en febrero de 2017 a República Dominicana donde Juan Carlos I gastó 189.000 euros para hospedarse en un resort de lujo. Además, según estos papeles que ha presentado el diario El Confidencial, el rey emérito también financió otros viajes a las Bermudas en junio y a Vancouver en septiembre con los fondos de la sociedad de Zagatka.

Entre otros vuelos de Juan Carlos I, se encuentran el del Golfo Pérsico, las Bahamas, viaje que realizó durante la nochevieja de 2017, y la República Dominicana en enero de 2018.

El último viaje financiado por la Fundación Zagatka del que hay constancia en estos documentos es de mayo de 2018 y tuvo como destino Connecticut, Estados Unidos.