Varios incidentes llevados a cabo por Niños con la complacencia de los padres, llevó a una medida drástica por parte de Rudolf Markl. El Departamento antidiscriminatorio alemán alega que las justificaciones presentadas "no son necesariamente suficientes para la prohibición total, por lo cual se estará estudiando el caso respetando las políticas de la empresa que según las leyes alemanas se reserva el derecho de admisión".

Controversia por la prohibición

El restaurante está generando una gran controversia en Alemania después de haber decidido prohibir la presencia de menores de 14 años durante la cena.

La decisión, explica el dueño del restaurante Oma's Küche, se debe a los desacatos causados ​​por los niños ante la complacencia de los padres.

"La gerencia del restaurante se vio en la necesidad de tomar decisiones al respecto. Todo lo que vaya en beneficio de nuestros clientes y su comodidad será positivo para nosotros", dijo Rudolf Markl a la agencia DPA, citado por la Deutsche Welle.

Markl, que tiene su restaurante en la isla de Rugen, admite que estaba pensando tomar esta medida hace algún tiempo debido a una serie de episodios (bebidas dispersas, toallas en el suelo o gritos) que le llevaron a tomar una medida drástica.

El dueño del restaurante, sin embargo, asegura que prohibir a los niños menores de 14 entrar en su establecimiento no es una medida contra los niños, sino contra los padres que "no los consiguen controlar".

La prohibición, que sólo entra en vigor a partir de las cinco de la tarde, generó una enorme indignación en las redes sociales, pero Markl no retrocede y garantiza que ahora tiene para ofrecer a sus clientes "un oasis de paz".

Departamento antidiscriminación se manifiesta al respecto

Sin embargo, a pesar de una cierta aprobación demostrada en línea en contraste con las críticas, el departamento antidiscriminación de Alemania ya está analizando el caso y advierte que la prohibición puede llevar a un aumento de quejas fundamentadas contra el Oma's Küche.

"Los argumentos que ha presentado la gerencia del establecimiento no son lo suficientemente fundamentadas como para tomar una decisión de ese tipo, que puede conllevar a una sanción por discriminación", advirtió Bernhard Franke, oficial del departamento anti-discriminación. Para Franke, una mejor política sería expulsar a las familias que causan problemas y confusión en el restaurante.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!