A tus 26 años tienes un novio con el que ya llevas mucho tiempo saliendo y un trabajo bien remunerado, a simple vista llevas una vida casi perfecta y estable, pero en el fondo tu sientes que algo no está del todo bien, no te sientes feliz ni realizada, es como si estuvieras en el camino equivocado y necesitaras realizar varios cambios.

Te sientes insatisfecha con tus logros, piensas que has perdido tu tiempo en una carrera que no es para ti y no te gusta, te sientes perdida y no sabes qué hacer al respecto, y aunque ames a tu novio a veces te entran las dudas y te preguntas ¿será el indicado para mi? pero tienes miedo de tomar una decisión que cambie por completo tu vida porque tendría un impacto irreversible sobre tu destino.

Tranquila no eres la única

Al igual que tu, muchas chicas contemporáneas están sufriendo la famosa crisis de los 20 años. Esta edad siempre ha sido difícil, es la etapa donde tratas de encontrarte a ti misma, construir un futuro y enamorarte, pero sientes un estrés mayor porque a diferencia de los años anteriores tienes muchas decisiones importantes que tomar.

No te compares deja de querer lo que otras tienen. Te pasas el tiempo leyendo sobre la adolescente que lanzó su propia linea de ropa, o tu antigua compañera que ahora es jefa de su propio negocio, cuando ves cosas como estas crees que algo no anda bien con tu vida. Muchas chicas caen en este mal hábito de la comparación y al obsesionarte con eso lo único que vas a lograr es sentirte inferior.

Busca lo que de verdad te motive a despertar cada mañana

Ninguna mujer tienen una vida perfecta, a todas nos ha costado llegar hasta donde estamos, lo primero que debes hacer es averiguar qué es lo que te apasiona hacer.

Cuando hacemos lo que nos gusta el éxito [VIDEO] es seguro, sino te gusta lo que estudiaste o tu trabajo estás a tiempo de tomar otro camino. No hay nada más triste que empezar el día sin ganas de salir de la cama lo ideal es que saltes de la emoción por ver que te trae este nuevo amanecer.

Es normal fantasear con la idea de que a los 25 todas las aguas tomarán su cauce, pero las estadísticas indican que no se sabe que es lo que quieres a esa edad, en lugar de pensar que no sabes que es lo que quisieras hacer y que has perdido todo tu tiempo en ese trabajo, date cuenta que por lo menos ya sabes que es lo que no te gusta mientras averiguas cuál es tu verdadero sueño. Visita a tus amigas en sus trabajos, conoce los diferentes ámbitos laborales y ofrécete de voluntaria.