El pasado 23 de mayo de este 2018, el fundador y CEO de Facebook comparecía ante el Parlamento Europeo. A diferencia de su anterior comparecencia, ante el Congreso de los Estados Unidos, aquí vino invitado por Antonio Tajani, el presidente del Parlamento. Sin embargo, su intervención no ha calado ni dejado buen sabor de boca.

Un formato que ha beneficiado a Zuckerberg

No se quería repetir ni alargar lo ya conocido, así que, tras ver cómo le fue en los EEUU, aquí se organizaron las cosas de otra manera. La comparecencia se abrió con un breve discurso del presidente de Facebook, a continuación se le trasladaron todas las preguntas y, para terminar, Zuckerberg respondió.

El problema es que sus respuestas fueron a su gusto, a su manera y sin muchos de los interrogantes.

Aunque muchas preguntas eran concretas y hasta se veía que con un “no” o un “sí” ya quedaban despachadas, Mark Zuckerberg [VIDEO] decidió tirar por otro lado: respondió con generalidades, estrujó los datos que se traía preparados y pidió perdón por los errores, prometiendo mejoras en los siguientes meses.

Visto que muchos parlamentarios se habían visto ninguneados y que el tiempo no daba para más, el presidente del Parlamento, Antonio Tajani [VIDEO], se sacó un comodín de la manga. La idea fue que el presidente de la popular red social se llevaría todas las preguntas por escrito y se comprometería a responderlas en el mismo formato. Una salida elegante sin fecha de caducidad que permite salirse sin mayores enfrentamientos a Zuckerberg.

Ahora solo queda saber cuándo lo hará y si los resultados se harán públicos.

Preocupación ante las próximas elecciones

Algunas de las preguntas que han quedado en el aire hacen referencia a los porqués de una actuación más temprana y rápida, una vez detectado el mal uso de los datos de usuarios, al aumento de cuentas falsas, a la efectividad del uso de inteligencia artificial en la red social y, de un modo especial, al tema de las “fake news”, los bulos o noticias falsas que se transmiten a toda velocidad y pueden modificar sensiblemente la perspectiva de los usuarios respecto de un evento o una persona.

Este es uno de los temas candentes, y es que la Unión Europea se prepara a elecciones en 2019. No se desea una intromisión como la sucedida en las presidenciales de EEUU y, por eso, los parlamentarios querían saber cómo Facebook haría frente a los bulos rápidamente compartidos. También preocupa la nueva ley que hoy, 25 de mayo, entra en vigor… pero tendremos que esperar a la respuesta por escrito de Zuckerberg.