Se las denomina “fake news” y tras la denominación nos encontramos el típico “bulo”. Noticias falsas o titulares llamativos que, luego, apenas disponen de un contenido correspondiente. Artículos que denigran a marcas y personalidade públicas, en orden a movilizar la opinión pública contra ellos. A veces disponen de un viso de realidad que, según se avanza en la lectura de la publicación, se deforma y desaparece, diluido en los datos que una mano negra desea inculcar.

Para luchar contra estas noticias, la red social Facebook implantará en España el segundo centro de control de información.

Y lo hará en Barcelona, en la Torre Agbar, de plaza de las Glòries. Sus oficinas y protocolos seguirán el modelo del centro de Alemania.

Los bulos mueven al gran público

Un titular llamativo, una imagen provocativa o el uso de exclamaciones, prometiendo un contenido espectacular y que cambiará la perspectiva sobre una empresa o una persona. Generalmente, las noticias falsas se venden así: atrayendo la atención en un primer momento.

Si uno lee el contenido del artículo, también generalmente, se lleva una decepción.

Suelen ser datos cogidos con pinzas, declaraciones sacadas de contexto o informaciones cuyas fuentes son desconocidas. Más de una vez, la imagen que nos atrajo para leer la noticia resulta no tener nada que ver con la misma.

Estas cosas mueven a muchas personas, condicionan su perspectiva y conducen sus juicios sobre sucesos, personas y empresas. El problema es que, luego, pocos contrastan la información o esperan antes de compartir el titular llamativo.

La reacción común es compartir el enlace, muchas veces sin haber leído el cuerpo de la noticia. Está comprobado: una buena imagen y un titular provocativo absorben la atención del lector y lo mueven a lanzar la noticia, pero pocas veces a leer con calma y sentido crítico. Digamos que los bulos se lanzan a la parte emotiva del lector, no a su razón. Y la cosa funciona. Muchos comparten en el muro de sus redes información sin contrastar, solo porque les ha llamado la atención el titular y sintoniza con su forma de pensar.

Una apuesta por la información clara y veraz

En la reciente reunión del F8, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, comenzaba su discurso reconociendo que este año es intenso en cuanto a la vida de la red social y que todas las dificultades se afrontan sacando pecho. Una manera amable y positiva de ver lo que han sido meses de acusaciones, su primera declaración ante los senadores de la nación y los escándalos por venta de datos personales.

La apuesta actual es luchar contra los bulos controlando la información que se publica, intentando reconocer las fuentes y censurando las posibles noticias falsas, al tiempo que se blindan los protocolos de protección de datos.

Una manera de hacerlo es eligiendo bien qué publicidad se coloca en las redes y qué titulares se promocionan de forma oficial. Barcelona acogerá el segundo centro de control de información de Facebook en Europa, tras el alemán situado en Essen.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!