La sarna es una dermatitis parasitaria causada por parásitos, específicamente por pequeños ácaros que afectan principalmente a los perros y a otros animales domésticos y silvestres, incluso puede afectar al hombre por lo que es catalogada como una zoonosis

Existen principalmente tres tipos de sarna en caninos y felinos domésticos, la escabiosis, causada por Sarcoptes scabiei, la demodicosis, causada por Demodex canis y la sarna otodéctica, causada por Otodectes cynotis, que afecta principalmente las orejas de las mascotas [VIDEO] caninas y felinas.

Sarna sarcóptica

El parasito Sarcoptes scabiei, no es parte de la fauna normal de la piel del perro, este invade a su hospedador canino por contacto con otro animal portador.

El principal signo clínico asociado a la escabiosis es el prurito intenso (picazón), el cual trae como consecuencias alopecia (caída del pelo) por el rascado y enrojecimiento de las zonas afectadas. Este tipo de sarna es muy contagiosa entre los perros y otras especies, incluido el ser humano.

Sarna demodéctica

Demodex canis, al contrario de S. escabie es parte de la fauna normal de la piel del perro y puede encontrarse en los folículos pilosos y glándulas sebáceas cutáneas normalmente sin causar signos de enfermedad, sin embargo, en situaciones de inmunosupresión, puede aumentar la población de ácaros generando síntomas evidentes de dermatitis que puede ser localizada, caracterizada por área de enrojecimiento principalmente en zonas desprovistas de pelo o bien en la forma generalizada, distribuida por todo el cuerpo del animal, con abundante secreción.

Vídeos destacados del día

Este tipo de sarna no es contagiosa para el humano, sin embargo se recomiendan mantener medidas de bioseguridad al manipular animales con este tipo de lesiones.

Sarna otodéctica

La sarna otodéctica es causada por el Otodectes cynotis, un ácaro que se localiza principalmente en el conducto auditivo externo y es el causante de aproximadamente el 50% de las otitis en felinos domésticos gatos y en menor proporción en los perros. Este parásito es altamente contagioso entre animales, no obstante no se transmite al ser humano.

La sarna otodéctica suele ser uno de los factores de riesgo para otitis externa de tipo bacteriano, ya que el constante rascado del pabellón auricular, genera lesiones y propicia un medio favorable para el crecimiento de bacterias oportunistas; estas otitis externas pueden evolucionar e invadir el oído medio e incluso el oído interno.

Tratamiento

El tratamiento de la sarna, incluye antiparasitarios específicos como la ivermectina [VIDEO] y moxidectina, y dependiendo de la especie afectada pueden aplicarse baños sarnicidas a base de amitraz y/o cipermetrina, sin embargo, es el médico veterinario quien debe elegir el tratamiento más adecuado para cada caso específico.

Además se incluyen correctores, dérmicos, vitaminas, minerales y aminoácidos que contribuyen a la restitución de la piel y el pelaje, así como antibióticos o antifúngicos para tratar las infecciones secundarias.