La familia Franco no gana para disgustos. Después de que Pedro Sánchez haya decidido exhumar los restos del dictador, se ha hecho público que la Audiencia Nacional ha condenado a Carmen Martínez-Bordiú a pagar 500.000 euros por eludir impuestos en la venta de unas acciones. La nieta del dictador declaró en el IRPF como ganancia patrimonial únicamente 57.000 euros cuando según Hacienda había obtenido más 6,7 millones de beneficio real por la transacción.

La venta se produjo en 2006, cuando su madre le donó 42 participaciones de una inmobiliaria. Gracias a la opercación, Carmen Martínez-Bordiú amplió su patrimonio a 9,9 millones de euros.

Según Infolibre en el juicio declaró que los bienes adquiridos con el dinero que ganó formaban parte de su actividad económica. Pero el juez no la creyó, la sentencia afirma que era una excusa para pagar menos impuestos.

Posee una finca a través de una sociedad en Panamá

Parece que la nieta de Franco tiene su propio estilo [VIDEO] a la hora de interpretar las leyes. Ella va por libre. Este verano El Independiente publicaba [VIDEO] que posee una finca en Sevilla a través de una sociedad en Panamá cuando el país era considerado un paraíso fiscal.

Carmen Martínez-Bordiú compró la finca en 1994 al alcalde de la localidad de la Sierra Norte de Sevila: Ángel Rodríguez de la Borbolla y Camoyán, socialista hermano del expresidente de la Junta de Andalucía. Ella ha reconocido públicamente que ese inmueble es suyo.

Lo hizo con declaraciones a la revista Hola cuando se casó con José Campos. "“José y su familia durmieron en Los camochos, mi finca de aquí, y yo lo he hecho, también con toda mi familia, en la finca elegida para la boda [El lagar de las almentas, propiedad del empresario César Alba]. Por cierto, yo he dormido con mi hija Cinthya”

Según publica El Independiente, la nieta de Franco escrituró en Panamá la sociedad Triana Enterprises S.A., que no existe en el Registro Merantil español. La empresa se creó también en 1994, sólo 38 antes de que comprase la finca.

El Partido Popular le regaló el ducado de Franco

El Partido Popular tuvo especial interés en que Martínez-Bordiu heredase el título de duquesa de Franco. El día de la moción de censura, el exministro de Justicia Rafael Català corrió a firmar el decreto que autorizaba la sucesión tras el fallecimiento de la hija del dictador, Carmen Polo.

Además la nueva duquesa ha tenido suerte y ha conseguido el título gratis. Las sucesiones de títulos nobiliarios está gravada por el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados. Pero Carmen se ha librado, ya que el decreto de concesión del título, creado por el rey Juan Carlos I, exime del pago de tasas en la primera transmisión.