Las evidencias han demostrado que la leche es beneficiosa para la salud en general. Las investigaciones continúan apuntando a un rol positivo en la salud individual. Ofrece efectos positivos sobre la enfermedad cardíaca, el desarrollo muscular y la prevención de la depresión. Se debería consumir tres porciones de leche y productos lácteos todos los días.

Algunos beneficios de consumir leche:

Leche para el corazón

La leche de vaca es una excelente forma de obtener más potasio. Y dos de los beneficios del potasio son la vasodilatación mejorada y la presión arterial reducida.

Al disminuir la ingesta de sodio y aumentar el potasio, uno puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares .Tenga cuidado al aumentar drásticamente la ingesta de potasio; esto podría estimular el riesgo, incluyendo los problemas cardíacos. La leche no es tu única opción para el potasio. Aquí hay algunos otros alimentos ricos en potasio: naranjas, tomates, habas, espinacas, plátanos, ciruelas pasas y yogurt.

Músculos fuertes

La leche de vaca tiene convenientemente todos los aminoácidos esenciales y es una fuente rica de proteínas de alta calidad.

La leche entera también tiene el beneficio adicional de la grasa saturada, evitando que la masa muscular se use como energía. Después de un análisis cuidadoso de más de 20 ensayos clínicos, se encontró que la leche aumenta la masa muscular y la fuerza durante el ejercicio de resistencia tanto en adultos mayores como en adultos jóvenes. No parece ayudar significativamente a las personas a perder peso; sin embargo, puede tomarla baja en grasa, que proporcionará los mismos beneficios de la leche común, con menos calorías.

Depresión

La leche de vaca y otros alimentos a menudo vienen empaquetados con vitamina D. La serotonina, una hormona asociada con el estado de ánimo, el apetito y el sueño, es producida por niveles adecuados de vitamina D. La deficiencia de vitamina D ha sido relacionado con depresión, fatiga crónica y síndrome premenstrual. La vitamina D ayuda a combatir la depresión, también es compatible con la absorción de calcio en el intestino delgado.

No deberías tomar leche si:

  • Eres intolerante a la lactosa. Una condición donde una persona no tiene la enzima necesaria para descomponer la leche para una digestión adecuada.
  • Tampoco se debe tomar, si se tiene alergia a la leche o hipersensibilidad. Una condición donde una reacción inmunológica anormal produce un anticuerpo de alergia, llamado anticuerpo de inmunoglobulina.
  • Así mismo, no es recomendable consumirla si estás consumiendo demasiado potasio o fósforo. Ambos se encuentran en niveles altos y pueden dañar los riñones.
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!